Sociedad
Calle de los Caídos de la División Azul fuente Maps
Calle de los Caídos de la División Azul
|
Fuente
:
Google Maps

La Fundación Franco consigue paralizar el cambio de nombre de 52 calles franquistas

La FNFF presentó un recurso alegando que se trata de "un capricho político" fruto de una mala interpretación de la Ley de Memoria Histórica

2K
Jue, 27 Jul 2017

El pasado 28 de abril el Ayuntamiento de Madrid aprobó el cambio de nombre de 52 calles con denominación franquista con el voto favorable de Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos y la abstención del Partido Popular, que acusó a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de utilizar "métodos franquistas". La semana siguiente, el 4 de mayo, con el acuerdo ya sobre la mesa, Carmena inició el cambio de callejero de Madrid. Sin embargo, a algunos nostálgicos no les hizo ninguna gracia y han prestado batalla. Es el caso de la Fundación Nacional Francisco Franco, que hace unos días presentó un recurso contencioso-administrativo solicitando la suspensión cautelar de las medidas, y el Consistorio madrileño las ha paralizado.

De esta manera la Fundación Franco ha paralizado el cambio de denominación de hasta 52 calles de denominación franquistas. La FNFF presentó este recurso porque entendían que el cambio de callejero se trataba de un “capricho político y en base a una errónea interpretación de la Ley de Memoria Histórica”. Además, en un comunicado oficial, han señalado que “no deja de ser sorprendente” que Carmena haya paralizado la iniciativa dado “el sectarismo ideológico del actual Ayuntamiento de Madrid”.

(Consulta aquí la lista completa de las calles que cambiarán de denominación)

En su recurso contencioso-administrativo, la Fundación Francisco Franco alega que "la Ley de Memoria Histórica (LMH) no debe tener como misión, contrariamente a lo que algunos puedan entender, borrar todo lo que guarde relación con el período histórico del anterior Jefe del Estado, D. Francisco Franco”. Señala también que “la LMH no debería ser una ley que ampare borrar o modificar los hechos históricos, ni tampoco una ley que condene el pensamiento exteriorizado de ideologías diferentes”, al tiempo que se apoyan en un estudio realizado por desde la misma FNFF (en el que han participado cinco doctores) que indica que “siendo alcalde D. Enrique Tierno Galván (1980), el Ayuntamiento procedió a renombrar todas aquellas calles de Madrid que cambiaron de denominación en la España de Franco”.

Por último, la FNFF señala que Carmena pretendía cambiar las calles de “dos víctimas de la violencia política que la LMH pretende honrar”: Calvo Sotelo y Primo de Rivera. Asimismo, alega que el cambio de callejero supone un “fortísimo impacto económico para los ciudadanos madrileños”. En concreto, menciona que la cifra sería “superior a los 55 millones de euros, de los cuales 6 millones son coste directo a las arcas públicas del Ayuntamiento de Madrid, que pretenden destinarse no a fines públicos y de interés general, sino privativos del sector ideológico que gobierna el Ayuntamiento de Madrid”.