Después de haber sido citada para realizar una entrevista personal para una oferta de trabajo que encontró en Corner Job, una aplicación móvil para encontrar empleo, Laila Serroukh condujo media hora hasta la dirección donde la habían citado para realizar la entrevista de trabajo y al llegar se encontró con algo que no se esperaba en absoluto. Laila quiso compartir en su perfil de Instagram lo que le había ocurrido y su sensación de rabia e impotencia porque le pidieran que se quitara el velo porque “los clientes no quieren tratar con una persona como tú”.

¿Cómo es “una persona como yo”? se pregunta Laila.  

Una vez llegó al lugar en el que le habían citado para la entrevista, Laila cuenta que apareció una chica y le dijo que tenía una objeción que hacerle. “Bueno, es que buscamos a gente con el pelo descubierto. No sé si estarías dispuesta a quitarte el velo. Es un trabajo cara al público y los clientes no quieren tratar con una persona como tú”, le dijo. En ese momento Laila no dio crédito a lo que acaba de escuchar. Sobre todo, porque en su perfil de CornerJob tiene una foto con hijab y la empresa en cuestión había contactado con ella habiendo visto su perfil. Laila, al declinar la propuesta, recibe el argumento de la representante de la empresa que estaba tratando con ella en el que le recrimina que “pensaba que serías una de esas chicas marroquíes que están dispuestas a quitarse el velo por trabajo”.

En ningún momento, tras esa conversación, la empresa en cuestión tuvo la intención de realizar la entrevista acordada, cuenta Laila a ElPlural.com.  Ni siquiera le cogieron el currículum que le habían pedido que llevara. Laila salió de allí con su currículum en la mano y llena de impotencia. Periodista y fotógrafa, Laila Serroukh se pregunta "¿qué tipo de persona soy para que alguien no quiera tratar conmigo?". ¿Por qué se ponen en duda las capacidades, la profesionalidad y los conocimientos de una persona simplemente porque lleve el pelo cubierto?

A raíz de compartir esta historia en sus redes sociales, Laila empezó recibir cientos de comentarios y mensajes de apoyo. Entre ellos, la activista afrofeminista Desirée Bela-Lobedde compartió la historia de Laila en Twitter y quiso mostrarle su apoyo personalmente por privado.

Por ello, ha decidido lanzar el movimiento #UnaPersonaComoYo. Ha dejado claro que no va a revelar el nombre de la empresa para no focalizar el movimiento en boicotear a una empresa en concreto. “Quiero que sea un movimiento más general para despertar conciencias”, manifiesta Laila. El objetivo que se ha propuesto con #UnaPersonaComoYo es dar voz a lo que normalmente ocurre en el círculo de mujeres musulmanas. Lo que quiere reivindicar con esto es que personas “como ella” son totalmente capaces y aptas para entrar en el mundo laboral sin ningún problema. Laila quiere dejar claro que su caso no es un caso aislado, por desgracia esta discriminación ocurre con todo tipo de mujeres racializadas.

Laila ha decidido subir un vídeo a su canal de YouTube en el que ha explicado todo lo ocurrido y donde decide lanzar el movimiento #UnaPersonaComoYo.