El pueblo de Petrer (Alicante) se ha convertido en uno de los primeros en donde se ha aplicado la dura y polémica 'ley mordaza'. Según informan medios locales, una de sus vecinas podría ser multada con 800 euros por haber publicado en Facebook una fotografía donde se ve a un coche de la policía local aparcado en una plaza reservada a minusválidos.

Aparcas donde te sale de…
La fotografía fue publicada en la página de Facebook “No eres de Petrel si no…” con el texto “aparcas donde te sale de los cojones y encima no te multan…” La imagen no duró ni un día en las redes sociales, pero fue suficiente para que los agentes de la Policía Local que llevaban el coche denunciasen a la mujer, que podría acabar condenada, sin pasar por juicio 'gracias' a la 'ley mordaza', a pagar una multa de 800 euros. La notificación de la apertura del procedimiento llegó en menos de 48 horas, ya que la denunciada puso la foto con su nombre en Facebook.

La posible sanción se enmarca dentro del artículo 36.23 de la Ley de Seguridad Ciudadana que recoge multas de entre 600 y 30.000 euros por “el uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto fundamental al derecho a la información”.

Según también medios locales, que citan fuentes judiciales, la vecina de Petrel podría haber recurrido la multa, y puesto que la fotografía solo muestra un vehículo y no a ningún agente, con toda probabilidad hubiera ganado.

Explicación desde el Ayuntamiento
Según el concejal de Policía Local, Fernando Portillo, los agentes habían aparcado en la plaza para minusválidos porque estaban respondiendo a una llamada por vandalismo en un parque cercano. Ante este tipo de avisos, se debe actuar con rapidez para pillar a los autores por lo que los agentes “aparcan donde pueden”.

El edil justifica así que ante la publicación de la imagen los policías se sintieran atacados en su honor y decidieran denunciar. También desde el Ayuntamiento se les recomendó a los agentes que utilizaran “otras soluciones, pero están en su derecho y habilitados por la ley”.