El arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, se ha preguntado hoy si en "esta invasión de inmigrantes" y refugiados que a su juicio registra Europa "es todo trigo limpio", por lo que ha pedido prudencia a los gobiernos ante lo que considera "el caballo de Troya" en las sociedades europeas.

Así ha respondido hoy Cañizares, tras su intervención en un desayuno del Fórum Europa-Tribuna Mediterránea, al ser preguntado por si los diferentes gobiernos y la Iglesia están haciendo lo suficiente o lo correcto con los refugiados que llegan al oeste de Europa huyendo de países en conflicto, como Siria.

Según el arzobispo, "parece que hay más gestos y propaganda" de atención a los refugiados sirios, pero "también hay mucha realidad viva" que se está llevando a cabo con estas personas, aunque "de manera prudente" porque, según se ha preguntado: "Esta invasión de inmigrantes, ¿es todo trigo limpio?".

"¿Cómo quedará Europa dentro de unos años, con la que viene ahora? No se puede jugar con la historia ni con la identidad de los pueblos", ha aseverado, y ha considerado que los gestos de acogimiento a estas personas "pueden quedar muy bien hoy" pero estas son "realmente el caballo de Troya en las sociedades europeas".

Cañizares, que acaba de cumplir un año de oficio en Valencia, ha sugerido "ver quién está detrás de todo esto", al tiempo que ha sostenido, refiriéndose a los refugiados, que "vienen perseguidos muy pocos", y que son a estos a los que está acogiendo y atendiendo la Iglesia.

No hay más pobreza
En otro momento de su intervención en el Forum Europa-Tribuna Mediterránea,  y preguntado por si la crisis justifica los recortes sociales Antonio Cañizares ha asegurado; “no creo que haya aumentado la pobreza en esas proporciones tan enormes que dice. Yo no veo a la gente en la calle pidiendo más que antes; yo no veo a la gente más viviendo debajo de un puente que antes, en absoluto; aquí hay una recuperación económica que es necesario reconocer”. Cañizares ha criticado que los medios de comunicación hablan "solo" de la corrupción económica, cuando "también hay corrupción ética, y eso sí es corrupción porque menoscaba al ser humano".

Sobre la "oleada de movimientos populistas" en España como partidos de nuevo cuño, ha dicho que estos "se descalifican porque no tienen la base y sustento de una verdad objetiva", y "lo que les une es ir en contra de los demás". Del mismo modo, ha insistido en la importancia de la familia como base y eje de la sociedad, y ha criticado a "muchos medios de comunicación" por no mostrar "la verdad y la belleza" de la institución familiar.

No habrá sacerdotisas
El cardenal ha ensalzado la figura de la mujer y su papel social, aunque luego ha expresado con rotundidad su postura ante la posibilidad que se le ha planteado de que en las próximas décadas haya sacerdotisas: "No. No las habrá. La Iglesia no inventa sus cosas. El sacerdocio representa la presencia de Cristo y este es hombre", ha zanjado