Antoñito lleva desde el pasado viernes a las 12:00 horas haciendo cola para ser el primero en entrar al Teatro Real de Madrid para ver en directo el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. Con su disfraz de paje, una manta, chocolate caliente y algún orujito de hierba se enfrenta al frío y la lluvia. Y lo lleva haciendo 26 años.

Natural de San Sebastián de los Reyes, Antonio Cervera, tuvo una revelación a principios de los años 90 que lo vincularía con el Sorteo de Navidad para el resto de su vida: "Iba caminando por Guzmán el Bueno, que tenía que hacer unas gestiones de Hacienda. Hacía muchísimo frío y vi mucha gente aglomerada. Al preguntarles me dijeron que se estaba celebrando el Sorteo. Me dejaron entrar, me dieron un bolígrafo, un llaverito y un décimo de lotería. Vi a todo el mundo disfrazados, venían de muchos sitios de España".

En una época marcada por las tradiciones, el hecho de disfrazarse para acudir al Sorteo de la Lotería está muy arraigado en nuestro país. Cada edición, un selecto grupo de personajes pintorescos se presenta con sus disfracez a disfrutar en directo del evento. Algunos ya son famosos. Como Mocito Feliz, cazafotos de famosos por excelencia. Y también su becario, Alvarito. Un buen ambiente que esté 2019 se ha visto empañado por la política.

Alvarito, al igual que su mentor, además de la Lotería, su pasión es fotografiarse con famosos. En su aparición estelar en First Dates (Cuatro), confesó: "Lo que me gusta a mí es el tema de coleccionar fotos con famosos, tengo en mi casa dos mil y pico tres mil". Por otra parte, afirmó que "la gente me dice que soy el sucesor de Mocio Feliz y eso me encanta muchísimo". 

La tercera pasión de Alvarito es España. Se define como "muy patriota" y "de derechas a muerte". En First Dates dejó claro cómo quería que no fuese su novia: "Que sea antitaurina, que vaya a manifestaciones, se meta con los Reyes y con la bandera de España, yo no podría vivir con eso". Con todas estas declaraciones parece claro que el partido polítco de Alvarito debería ser Vox. Y así es.

Que uno del grupo de amigos sea de partido ultraderechista no gusta a Antoñito: "No me gusta Vox. No quieren a los inmigrantes y no respetan a las mujeres, Y a Alvarito le echo la bronca". Sin embargo, el espíritu navideño está por encima de los debates ideológicos: "Lo importante es divertirse y disfrutar de la emoción de ver el Sorteo en directo y a los niños de San Ildefonso cantar los premios".