Un bebé al que su madre había sentado en el mostrador de la casa de empeños Family Pawn, en Utah (Estados Unidos), estubo a punto de caer mientras su madre miraba un arma de fuego. La rápida intervención del gerente del comercio, que lo agarró a tiempo, impidió que el menor impactara contra el suelo. 

Los vídeos de las cámaras de seguridad, que fueron subidos a Facebook, captaron cómo la madre está mirando un arma de fuego junto y el bebé permanece sentado tranquilamente sobre el mostrador cuando, de repente, comienza a inclinarse hacia el borde y se cae. Entonces, el gerente de la tienda, Bill Reel, que acababa de entrar, corre hacia el pequeño e impide que toque el suelo. Afortunadamente, el pequeño sólo se llevó un gran susto, lo mismo que los dependientes del comercio.

"Vi al bebé inclinarse lo suficiente como para darme cuenta que apenas podía mantener el equilibrio y corrí hacia él", narró a KUTV el hombre, que evitó al pequeño un daño mayor, ya que el golpe contra el suelo podría haberle provocado graves consecuencias. 

"Somos una casa de empeños familiar, para todos los públicos, por lo que muchos niños entran a la tienda", añadió Bill Reel.