El Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas de Gran Canaria ha archivado la querella contra Drag Sethlas, que había presentado la Asociación de Abogados Cristianos por el espectáculo que ganó en el carnaval de la ciudad, y en el que apareció vestido de la Virgen y de Cristo Crucificado.

Borja Casillas, nombre real de Drag Sethlas, ha confirmado que la juez encargada del caso ha decidido sobreseerlo, al no apreciar en su número contenidos que puedan ser constitutivos de un delito de odio o de un delito de ofensa a los sentimientos religiosos, como sostenían los querellantes. 

La Fiscalía no vio "ofensa"
La Fiscalía de Las Palmas ya había estudiado este caso en los días siguientes al carnaval, ante las quejas que recibió del Obispado de la provincia y de diversos colectivos por el uso que Drag Sethlas había hecho de imágenes que representan a figuras sagradas para los católicos. La Fiscalía consideró que el espectáculo constituía una crítica "ácida" hecha en un contexto de carnaval y que no podía atribuirse a su protagonista un "ánimo de ofender".

Según entendió el Minsiterio Fiscal, para que exista un delito como el que se barajaba en este caso, "no basta" con que un grupo de creyentes se haya sentido ofendido, porque ello provocaría que "la aplicación del Código Penal quede en manos de la mayor o menor sensibilidad de quienes profesan una determinada religión". Sus razonamientos se apoyaban en sentencias de casos muy parecidos ya resueltos con fallos absolutorios en otros lugares de España, algunos de ellos con amplia repercusión pública, como el que sentó en el banquillo a Javier Krahe por cocinar un crucifijo.

La Fiscalía, además, señaló que la organización del carnaval no advirtió a Sethlas sobre el contenido potencialmente ofensivo de su espectáculo, que ya habían podido observar en la gala de preselección (con público, pero sin cámaras).

El protagonista dice que sólo quiso provocar
El auto que ahora archiva la querella usa los mismos argumentos de la Fiscalía, que mantuvo su postura cuando Drag Sethlas fue interrogado a petición de los Abogados Cristianos. 

Borja Casillas ha señalado que "en ningún caso" quiso ofender ni reirse de nadie, sino provocar e impactar al público de una gala de carnaval que siempre se ha caracterizado por su transgresión (de hecho, las alegorías a la Virgen y a Cristo de su número se inspiraban a su vez en otras que en su momento también generaron polémica, como las de Madonna en 'Like a prayer').