Foto de Adolfo Infante, agredido en Valladolid por ser homosexual. (Facebook de Infante) Foto de Adolfo Infante, agredido en Valladolid por ser homosexual. (Facebook de Infante)



Adolfo Infante y su marido caminaban el pasado sábado por el centro de Palencia cuando fueron sorprendidos por un par de neonazis que les insultaron y persiguieron al grito de "¡Arriba España!". Según ha relatado una de las víctimas en su cuenta de Facebook, además de propinarles puñetazos y patadas les increpaban por "maricones, maricones de mierda e hijos de puta". Éste es el relato de Adolfo:
"Corrimos para llamar a la Policía, y al ver que estamos usando el móvil nos dieron caza y ahí volvieron a pegarnos, al tiempo que levantaban el brazo y gritaban arriba España maricones de mierda. Varios de los transeúntes les gritaron y gracias que vino pronto la Policía Nacional la agresión no fue a más, porque estuvieron rebuscando en un contenedor haber si encontraban algo con lo que pegarnos mas fuerte".

Sin embargo, la Policía Nacional, según recoge El Norte de Castilla, ha descartado que se trate de una agresión homófoba y atribuye el suceso a una "gamberrada". Los dos autores de la agresión fueron identificados en el lugar de los hechos, sin que se apreciasen signos de lesiones en el matrimonio homosexual, por lo que no fueron detenidos.

La Fundación Triángulo de Valladolid ha condenado la agresión y reclama a las autoridades que no mantengan "actitudes de tibieza". También la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha expresado su rechazo en un comunicado en el que recuerda el atraso de España en la implementación de instrumentos concretos que faciliten la lucha contra las agresiones homófobas.

“Queremos servir de altavoz a esta pareja que ha sufrido las consecuencias del odio de una facción de la sociedad que nos discrimina y agrede por el hecho de ser lesbianas, gais, transexuales y bisexuales, y también a las personas gitanas, negras, a quienes tienen ciertas ideologías… El estado de derecho debe tomar cartas en el asunto de forma urgente y poner freno al odio. No se puede consentir ni una agresión más a causa de la intolerancia”, ha denunciado Boti García Rodrigo, presidenta de la FELGTB.