Lo que estaba previsto como una tarde de Carnavales en Madrid con espectáculo de títeres y marionetas para los más pequeños de la familia, ha acabado con dos detenidos de la compañía por mostrar durante la representación un cartel en el que se podía leer: “Gora ETA”

Han sido los padres que acudían como espectadores los que han alertado a la Policía Municipal. Ahora, los dos titiriteros se enfrentan a un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Y es que, la compañía de Títeres Desde Abajo no ha tenido tapujos ni decoro y, ante una treintena de niños, ha representado una obra en la que, entre otras cosas, se ha visto la violación de un personaje y el asesinado a puñaladas a otro. Pero puede ser aún peor, pues el personaje violado, una bruja, ha intentado practicarse un aborto clavándose un cuchillo. Todo esto delante de los niños y como espectáculo de Carnaval.

Ante esta situación esperpéntica, el PSOE de Madrid ha exigido que se depuren responsabilidades por la polémica obra y, el Ayuntamiento de la capital ya ha anunciado que estudiarán presentar medidas legales. “En la tarde del 5 de febrero, dentro de las actividades del Carnaval de Tetuán, la compañía Títeres desde Abajo ha realizado un espectáculo titulado La bruja y Don Cristóbal”, explica el equipo de Manuela Carmena en un comunicado.

 

La Dirección de Programas y Actividades Culturales del Ayuntamiento de Madrid designó a un director artístico para que diseñara la programación del Carnaval, que ha elegido según su criterio 15 actividades, que se suman a una programación más amplia y participada. Según apunta el Ayuntamiento, "esta obra no había sido visionada con antelación".

Una representación cuya sinopsis es la siguiente:
"La Compañía Títeres desde Abajo revive a Don Cristóbal Polichinela, ese oscuro personaje de la tradición popular ibérica. En esta ocasión, Polichinela llegará a Tetuán para imponer su voluntad a base cachiporra. Sin embargo, también habitará en estas tierras una bruja que tiene la firme decisión de amar su libertad por encima de todo y no dejarse pisotear por ningún Don Cristóbal, por mucho poder que éste se arrogue".

El Consistorio de Madrid denuncia que “en el transcurso del taller, los artistas contratados han realizado acciones ofensivas, completamente fuera de lugar en cualquier contexto y totalmente irrespetuosos con los valores de convivencia, respeto y diversidad propuestos por el Ayuntamiento de Madrid” por lo que anuncian que “el Ayuntamiento está llevando a cabo medidas legales: la Concejalía de Cultura y Deportes se suma a la denuncia contra la compañía teatral y está estudiando la depuración de responsabilidades sobre la programación de este evento”.