Unión Progreso y Democracia registró el pasado mes de noviembre ante notario los nombres de las cinco personas que creían conseguirían los puestos que salieron a oposición en la Asamblea de Extremadura al estar seguros de que estas plazas serían adjudicadas a dedo.

Esta semana se conoció la resolución de los elegidos para los puestos y, sorpresa, el partido de Rosa Diez acertó cuatro de las cinco plazas ofertadas ya que la quinta quedó desierta. Ante este hecho, el partido magenta ha presentado ante la Fiscalía una denuncia por por presuntos delitos de prevaricación, revelación de secretos y tráfico de influencias sobre el ya conocido como ‘Caso Oposiciones’.

Concurso amañando
A las oposiciones, resueltas entre abril y mayo, se presentaron 204 personas y existía una probabilidad de uno entre dos millones de acertar el nombre de los que conseguirían las plazas. José Sigüenza, candidato de UPyD a la Junta de Extremadura, ha recordado, según recoge Extremadura 7 días, que fue “cuantioso” el número de extremeños que se pusieron en contacto con su partido para trasladarles que las oposiciones estarían amañadas, como supuestamente ha ocurrido.

Reacción desde la Asamblea
Cuando se produjo la apuesta ante notario de UPyD, desde el Gobierno de Extremadura denunciaron al coordinador de la formación magenta considerando que estaba realizando “graves acusaciones” y pidió que fuesen retiradas apelando al buen “nombre de la institución, la integridad de los opositores que han concurrido en el proceso de oposición y la labor de los miembros de los tribunales" de la misma.