El suicida, que conducía un coche bomba, detonó la carga junto a un autobús blindado tipo Rhino de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), ante la Universidad Americana de Kabul, en una ruta frecuentada por los instructores militares en tránsito entre las bases de la OTAN y el Centro de Instrucción Militar de Kabul, en el centro de la capital.

Ocho civiles muertos
Además de las víctimas mortales estadounidenses habría ocho civiles fallecidos, incluidos tres policías y dos menores de edad, todos ellos afganos.

700 kilos de explosivos
Un portavoz talibán, Zabihulá Muyahid, ha reivindicado el atentado y ha asegurado que el suicida es Abdul Rahman Hazarbos, quien conducía un camión cargado con 1.500 libras (casi 700 kilos) de explosivos, empotró el camión contra el autobús blindado,

El autobús quedó totalmente calcinado
Un testigo presencial ha relatado que el autobús blindado quedó totalmente calcinado y ha podido contabilizar seis militares estadounidenses muertos. Al menos dos helicópteros militares medicalizados han aterrizado en la zona.