El pasado 8 de agosto, #StopFeminazis se convertía en 'trending topic' después de que en todas las televisiones apareciesen pancartas en las que se leía "Stop denuncias falsas", "Custodia compartida" y "STOP FEMINAZIS" con motivo de la comparecencia en el juzgado de Francisco Arcuri, el ex marido, condenado por maltrato, de Juana Rivas.

No era la primera ocasión en la que este grupúsculo que actúa en Twitter y que cuenta una tienda propia para vender sus productos, conseguía acaparar atención mediática. 

Tal y como exponen con orgullo en las redes sociales, ‘Stop Feminazis’ ha conseguido ‘colar’ su peculiar 'merchandising' en momentos tan diversos como una comparecencia de Pedro Sánchez ante la prensa o en la declaración del personaje televisivo Antonio David Flores en los juzgados de la localidad madrileña de Alcobendas.

 

 


Pero sobre todo, este colectivo que dice encabezar la "guerra contra el feminazismo" y luchar por la abolición de "unas leyes discriminatorias basadas en falsedades", ha conseguido que su propaganda aparezca en múltiples lugares. Cualquier sitio es bueno para ellos: desde un billete de 5 euros hasta un poste de carretera o la sede de la Fundación Mujeres.  

Algo que es posible gracias a que los miembros de ‘Stop Feminazis’ se dedican básicamente, al comercio online. Aunque eso sí, tal y como exponen desde ‘Vice’, desde una “página tan básica y desangelada como los córtex de sus gestores, desde la que venden productos contra ese régimen que les tortura y esclaviza, contra ese fantasma que recorre España, Europa y el mundo llamado feminismo”.

Pegatinas con su emblema ‘Stop  FEMINAZIS’ o un sello de caucho que permite difundir el mensaje 'Custodia compartida ¡Ya! Derogación ley de género', son los productos ‘estrella’ del colectivo que comparte frases de Hermann Tertsch en Twitter, tacha a Clara Serra, responsable del área de Igualdad, Feminismos y Sexualidades de Podemos, de "carne de psiquiátrico" o comparte imágenes a las puertas de juzgados en las que se lee "in dubio pro zorra".