El presidente de la diputación de Ourense, José Manuel Baltar, fue acusado hace unos meses por una mujer de acoso sexual. En concreto, la supuesta ‘víctima’ declaró ante la Fiscalía y después al juzgado de guardia, donde presentó una denuncia en la que decía que Baltar le había ofrecido un puesto de trabajo a cambio de sexo.



Pero la juez que llevaba el caso, después de escuchar los mensajes telefónicos y las grabaciones de las llamadas entre ambas ha dado un giro a la investigación y ha suspendido las declaraciones para las que les había citado, al tiempo que les advertía de que ha encontrado indicios de un segundo delito que afectaría a ambos: cohecho.

De momento el juzgado no ha ofrecido información que permita aclarar en qué circunstancias se habría producido este delito, ni cómo estarían involucrados cada uno de los protagonistas.