Es posible que el nombre de Carmen Riolobos no diga nada, o casi nada, a la inmensa mayoría de los ciudadanos de este país, pero para la minoría, indignada minoría, que la conoce no pasa desapercibida y no, precisamente, por su buen hacer político (es senadora del PP y lleva desde la “creación” cobrando sueldos públicos sin que mucha gente sepa, realmente, a qué se dedica, además de “insultar”, dicen de ella los socialistas). Eso sí, en Toledo es muy conocida por sus ataques furibundos y coléricos contra todo lo que huela a PSOE, o por su visceral defensa, a veces ridícula y desproporcionada, de su jefa de filas, María Dolores Cospedal, quien la utiliza para realizar el trabajo sucio verbal y azuzarla contra la oposición, o contra otros colectivos no políticos, como es la Plataforma de la Ley de la Dependencia en Castilla-La Mancha.

La pesadilla de la senadora
Como señalan a ELPLURAL.COM fuentes de distintas organizaciones, políticas y sociales, Carmen Riolobos sueña diariamente cómo poder involucrar y relacionar al PSOE con todos los males que azotan a Castilla-La Mancha, y lo último que se la ha ocurrido es acusar a los socialistas de estar detrás de  la Plataforma en Defensa de la Ley de la Dependencia, basándose, ¡ojo al dato!,  a la capacidad de ésta para emitir notas de prensa. “Me sorprende que una plataforma que, si no está detrás el PSOE, que está, tenga esa capacidad para contestar”, añade, “están (los socialistas) detrás de todas las algaradas y azuzando y dirigiendo las manifestaciones contra el PP”.

Respuesta contundente
Como no podía ser de otra forma, las críticas le han llovido desde todos los frentes, pero tal vez la contestación más dramática la aporta el presidente de la Plataforma, José Luis Gómez-Ocaña, quien en una carta abierta “reconoce” que hay un partido detrás, “aunque se equivoca de nombre”, dice Gómez-Ocaña, para recordar a Carmen Riolobos que “el partido político que sustenta en la ‘sombra’ a nuestra Plataforma está presidido por Álvaro, de 16 años, es mi hijo,  Y SE MUERE DENTRO DE DOS AÑOS, y por el secretario, que  se llama Nacho, tiene 10 años, también es mi hijo, Y SE MUERE DENTRO DE CUATRO AÑOS”.

En la senda de los elefantes
Sobran palabras, pero el presidente de la Plataforma, dentro de la lógica indignación que provocan las hilarantes declaraciones de la deslenguada senadora, dice entender por qué “la señora Cospedal  la envió al ‘cementerio de políticos’ como es el Senado, y solamente la saca a pasear cuando tiene que morder para desviar una realidad que no tiene vuelta de hoja, el estrangulamiento de la vida digna de todos los dependientes”.

La calumnia, como arma argumental
La verdad es que la estrategia verbal de esta senadora no la suscribe nadie en el PP. Al menos, nadie de sus líderes ha salido en su defensa cuando ha sido criticada por sus inexplicables ataques. En este sentido, la portavoz del PSOE castellano-manchego, Cristina Maestre, reconoce que su partido “está y estará junto a todas las asociaciones de ciudadanos que defiendan sus intereses”, para concluir diciendo que a nadie le extraña el comportamiento de esta persona: “Hoy por hoy todo el mundo conoce a la señora Riolobos, cuya única arma argumental es la calumnia”, desconociendo que “hay mucha genta que lo está pasando muy mal, sobre todo los dependientes, a los que Cospedal tiene totalmente abandonados”, señala.