Rajoy ha respondido así al ser preguntado en la rueda de prensa que ha ofrecido junto al presidente francés, Nicolas Sarkozy, por la posibilidad de que en los próximos Presupuestos Generales del Estado se incluya un nuevo incremento impositivo.

"Nada es para siempre"
"Creo que ya hemos subido suficientemente los impuestos; ahora, dicho esto, le digo que es perfectamente conciliable ir reduciendo el déficit publico con no hacer ninguna subida de impuestos más en los próximos meses; ahora, de la misma manera que le digo eso también tengo que decirle que en la vida nada es para siempre", ha apuntado. Y ha continuado: "Si me dice ahora ¿qué es lo que le gustaría a usted? Bajarlos; no lo veo probable en los próximos meses, pero sí lo veo en el futuro", ha dicho.

En manos de los contribuyentes
Según ha reconocido, personalmente le costó mucho decidir la subida del IRPF porque no cree "en los impuestos elevados" y está convencido de que "el dinero está siempre mejor en manos de los contribuyentes", pero ha insistido en que en la situación actual no había alternativa.

Medida temporal
Se ha mostrado "absolutamente convencido" de que a los votantes del PP no les ha gustado la subida y les ha garantizado que "tienen razón", pero ha recalcado que se trata de una medida temporal, que estará vigente dos años, y que era necesaria porque el Gobierno afrontaba una situación "muy complicada". "La alternativa era no haber hecho absolutamente nada, dar un pésimo mensaje y no contribuir a resolver los problemas de España", ha subrayado.

La senda del crecimiento
En este contexto, ha asegurado que tanto esa medida como el resto de iniciativas adoptadas hasta el momento por el Consejo de ministros y las que se seguirán tomando en las próximas semanas y meses contribuirán a que el país se sitúe de nuevo en la senda del crecimiento y permitirán volver a bajar los impuestos.

Sin cambios tras la rebaja
Tras la rebaja de dos escalones aplicada el viernes por la agencia de medición de riesgos Standard & Poor's a la deuda soberana española, Rajoy ha señalado que, "como es natural", el Gobierno presta atención a todo lo que sucede. Le gustó "mucho" el resultado de la subasta de bonos que tuvo lugar el jueves, no le gustó "tanto" la rebaja de la deuda por parte de la agencia y hoy ha comprobado que no ha habido cambios importantes en el diferencial con el bono alemán.

Un camino marcado
El Gobierno, ha dicho, tiene claras las ideas y ya ha marcado su camino para la reducción de la deuda y las reformas estructurales. "Si los países de la UE cumplimos con nuestro deber y hacemos las cosas bien y el conjunto, el Consejo Europeo, hace las cosas con rapidez, agilidad, realismo y sentido común, esta crisis la vamos a superar y en no mucho tiempo".