El pasado 27 de mayo la Asociación de la Prensa de Madrid recordaba, ante la proliferación de querellas contra los medios por la difusión de opiniones e informaciones, que los periodistas estamos ejerciendo el derecho a la información y que, en caso de conflicto, deber prevalecer sobre el derecho al honor siempre y cuando la información sea veraz, de interés general y esté debidamente contrastada. Reiteraba asimismo el derecho del periodista a no revelar sus fuentes, "un pilar indiscutible e imprescindible" en el ejercicio de nuestra profesión.



Carta en tono amenazante
Sin embargo, Nacho Villa, director  General de Radiotelevisión de Castilla-La Mancha, considera todo lo contrario. Después de que ELPLURAL.COM destapase el pasado lunes la investigación abierta por la Dirección General de la Inspección de Trabajo por el "trato degradante y vejatorio" de la directora de Informativos de la cadena pública, Victoria Vigón, a sus subordinados, ambos han optado por intentar matar al mensajero. Así, han dirigido al director de este periódico, Enric Sopena, una carta en tono amenazante en la que nos instan a identificar "la procedencia de la grabación y el nombre de las personas o entidades que les hayan hecho entrega de las mismas".

En defensa de Vigón, el director  del ente público asegura que se ha vulnerado su derecho constitucional a la intimidad y a la propia imagen, agravado por una supuesta "violación del secreto de comunicaciones", dando por hecho que se trata de una grabación ilícita. Así, apunta a la posibilidad de "haber incurrido en un presunto delito de revelación de secretos tipificado en los art. 162 y ss del Código Penal".

Finalmente pretenden que publiquemos un escrito de rectificación en el que asumamos su particular versión de esta lamentable historia.

Una información contrastada, veraz y de interés público
Nosotros nos quedamos con las noticias que hemos publicado, de las que se han hecho eco numerosos medios de comunicación en España. Asimismo recordamos a Villa y Vigón que esas grabaciones forman parte del expediente abierto por la inspección de Trabajo y Seguridad Social de Toledo. “Los hechos descritos revelan, como punta de iceberg, una situación que se ha vivido de manera continuada en la empresa y que suponen un trato indigno, intolerable y que no debe soportar ningún ser humano, tampoco en su medio laboral”, asegura la inspectora encargada de firmar el acta. Esta terrible conclusión está avalada en ocho grabaciones en los que Victoria Vigón tacha de “sinvergüenzas, impresentables, atontaos, flojos, gilipollas, feo de cojones…” a sus subordinados.

Creemos que, en este caso, el derecho a la información está plenamente justificado. Las noticias que hemos publicado sobre el acoso de la directora de informativos a sus compañeros de trabajo no sólo están debidamente contrastadas sino que son veraces y de interés público.

Pincha aquí para acceder a la carta de Nacho Villa y Victoria Vigón