La promesa era que ningún imputado (investigado en terminología actual) iría en las listas del PP para las elecciones del 26J. La promesa se está incumpliendo. Desde luego en Extremadura, donde Monago ha decidido repetir punto por punto las que presentó al 20D, incluidos dos candidatos al Senado, uno por Cáceres, otro por Badajoz, con causas abiertas.

Fraude en cuentas de empresa, asunto personal

Nos referimos por un lado a Rafael Mateos, antiguo alcalde de la población de Navalmoral de la Mata. En estos momentos, Mateos está siendo investigado por la Fiscalía de Cáceres, que consideró que había “pruebas suficientes” que demostraban que junto a otras cuatro personas había falseado las cuentas de la constructora de la que era consejero, Área CyO.

Mateos había sido demandado por unos socios que le acusaban a él y a otra media docena de consejeros de haber hecho desaparecer cerca de 16 millones de euros de las cuentas de la empresa. Los socios que le denunciaron le acusan de haberse quedado supuestamente con el dinero resultado de irregularidades en la contabilidad de la venta de unos terrenos.

A pesar de la investigación de la fiscalía, José Antonio Monago, líder del PP extremeño le incluyó en las listas para el Senado el pasado 20 de diciembre. Y vuelve a hacerlo ahora. Sobre el hecho de que esté siendo investigado por la fiscalía, los ‘populares’ han justificado su inclusión de nuevo en las listas para el 26 J en que el presunto delito no lo cometió como alcalde, sino que es un asunto que pertenece a su esfera privada.

Votos a cambio de trabajo

Una excusa que ni siquiera sirve para otro senador imputado, éste por Badajoz, que Monago no ha tenido problemas para incluir de nuevo en sus listas. Nos referimos a Antonio Galván, de cuyo caso ya hemos informado en ELPLURAL.COM. Alcalde de Calzadilla de Barros, Galván está imputado por posible delito electoral empadronando a 63 personas irregularmente justo antes de las elecciones municipales de 2011.

El presunto amaño de votos, denunciado por el PSOE local, consistía en ofrecer trabajo en el Ayuntamiento a cambio de que esas personas se inscribiesen en casas particulares, sin conocimiento de los dueños. Uno de los censados sobrevenidos, Francisco Javier Pagador, reconoció que “das tu voto a quien te da trabajo, y a mí me llamaron para hacer varias obras en el pueblo”. Los nuevos vecinos venían de un pueblo vecino, Fuente de Cantos, que ante la fuga de habitantes se alarmó, ya que estaba viendo reducidas las subvenciones que le correspondían del Estado.

A pesar de todo esto, y que la investigación contra Galván sigue su proceso, el PP vuelve a también a incluirle en el listado del Senado.  Hecho importante para él, claro, ya que pasaría de esta forma a ser de nuevo aforado.