La cabecera de la manifestación, capitaneada por Méndez y por Toxo, ha tardado casi dos horas en recorrer el trayecto existente entre la madrileña Plaza de Neptuno y la Plaza del Sol. Ha sido la mayor manifestación sindical en años. Miles de personas han recorrido las calles antes que los que integraban la citada cabecera, que se ha visto obligada a desplazarse muy despacio. Sol se ha colapsado de gente desde bien temprano. Los voluntarios que han acordonado a los líderes sindicales y que han prestado el servicio de orden se han lanzado mensajes constantemente de “todo está petado” y “a este ritmo no llegamos a Sol”.



“Corregir”
La protesta se ha desarrollado con total normalidad por parte de los manifestantes. Se ha dicho no a la reforma laboral porque es “injusta con los trabajadores”, porque es “ineficaz pata la economía” y porque es “inútil para el empleo”. Méndez ha asegurado antes de iniciarse la marcha que su objetivo no es “confrontar, sino corregir”.

Dirigentes sindicales fueron agredidos con huevos de pintura



“Huelga, huelga”
Una de las consignas más coreadas ha sido: “Huelga, huelga”, en alusión a una posible huelga general. Los sindicatos veladamente han amenazado con ella diciendo al Gobierno que, si no rectifica, van a “avanzar hacia una movilización creciente”. Otros gritos que se han escuchado han sido “si no nos hacen caso, volvemos otra vez”, “con esta reforma, vamos de culo”, “contra los recortes, huelga general”, “viva la lucha de la clase obrera”, “un bote, dos botes, banquero el que no bote”.

“Guantánamo laboral, no”
Entre las banderolas de los sindicatos, se han mezclado bastantes banderas republicanas. Cuando ha sobrevolado sobre los asistentes un helicóptero de la Policía, éstos las han ondeado con más ímpetu. También se han visto pancartas con lemas tales como “Tu Botín, mi crisis”, “No a la reforma”, “PP y patronal brindan con la reforma laboral”, “Recorte a banca y clero”, “Rajoy, cabrón, trabaja como un peón” y, el más multitudinario, “Guantánamo laboral, no”. Cuando la cabecera ha pasado por el Ayuntamiento de Madrid, los manifestantes han coreado a las personas que les observaban desde las terrazas del Palacio de Correos “no nos mires, tírate”.

Un sindicalista agredido con pintura



“Injusta y desequilibrada”
Un hueco especial en la manifestación lo han tenido la portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez, el exministro de Trabajo Valeriano Gómez, el exsecretario de Estado Diego López Garrido y el diputado socialista Rafael Simancas. Rodríguez ha tachado la reforma laboral de “injusta y desequilibrada”. De hecho, la ha tildado de “contrarreforma laboral”, ya que “sólo está pensada para los empresarios y no para los empleados” y es “un ataque en toda regla a los trabajadores”. Ha vaticinado en ese sentido que “vamos a ver en los próximos meses muchos despidos”. Por ello, ha reclamado al PP y al Gobierno que reflexiones. Por su parte, el secretario general del PSM y portavoz en la Asamblea de Madrid, Tomás Gómez, ha expresado que “no es justo que los empresarios ganen por goleada con esta reforma laboral gracias a la acción del señor Rajoy y del Gobierno del PP”. A su juicio, esta reforma laboral “no sólo no va generar empleo en esta crisis si no que además, cuando pase la crisis, seguirá existiendo esa nueva legislación laboral que no significará otra cosa que despidos prácticamente gratuitos”. El coordinador general de IU, Cayo Lara, también ha mostrado su apoyo a la convocatoria de los sindicatos.



“Estudia, trabaja, consume y calla”
A las 13:55 se ha terminado de leer el manifiesto. En él, se ha hecho un llamamiento a todo el sindicalismo organizado y a la izquierda para que se luche contra la reforma laboral. Media hora más tarde ha llegado a Sol una marea de indignados del 15-M. “Estudia, trabaja, consume y calla”, ha gritado un grupo de ellos para denunciar el que la sociedad está anestesiada. Igualmente, han recuperado el “no nos representan” en contra de los políticos. Entre ellos, ha estado el empresario José Moreno, más conocido como el Pocero de Fuenlabrada o el Pocero bueno.