El proyecto de construcción de un macrocentro comercial en las antiguas instalaciones del Mercado de Frutas y Verduras de Arganzuela ha provocado la indignación de los vecinos, que ven una "manipulación consciente"  de la normativa para hacer negocio con este espacio, patrimonio de todos los madrileños. El pasado 20 de marzo la plataforma ciudadana Espacio Vecinal Arganzuela (EVA) depositó sus alegaciones al proyecto por entender que puede haber un "fraude de ley" para transformar un edificio de uso dotacional de la Administración pública en un macrocentro comercial de titularidad privada y que no responde, en absoluto, a las necesidades vecinales.

El escrito ha sido elaborado por un comité de expertos en arquitectura, medio ambiente, economía, urbanismo, movilidad, abogados y miembros del Colegio de Arqueología. Estos expertos han concluido que el proyecto presenta "graves incoherencias", que han desarrollado en 13 motivos, que incluyen aspectos urbanísticos, económicos o medioambientales, entre otros.

Transparencia, a última hora y previo paso por caja
Los vecinos denuncian la falta de transparencia en el proceso de información pública del proyecto. El Ayuntamiento no ha cumplido con los criterios mínimos de accesibilidad que marca la ley. Ángel Lomas, portavoz de EVA, relata a ELPLURAL.COM  la odisea que supuso conseguir la documentación. Se presentaron en tres ocasiones en la sede del Área de Gobierno de Hacienda y Administración Pública para pedir la documentación. "Únicamente después de haber hecho la petición por registro apelando a nuestro derecho a ser informados que recoge la ley se admitió estudiar tal posibilidad, finalmente accedimos a apenas tres días de que finalizara el plazo y cobrándonos 108 euros por un CD en el que entregaron toda la documentación".

Hay "una actitud deliberadamente entorpecedora" por parte el Ayuntamiento, recogen los vecinos en las alegaciones, "limitando de manera arbitraria el acceso al documento objeto de este proceso y obviando las obligaciones legales que la administración tiene en estos casos con los ciudadanos".

En relación a los usos urbanísticos denuncian que el Estudio de Viabilidad del proyecto parte de "una premisa falsa, de un fraude de ley a través del cual se destina a uso lucrativo un edificio de titularidad pública destinado por el planeamiento a un Uso Dotacional Público". Consideran asimismo que se debería ampliar la protección que disfruta ahora el edificio dado su importante valor arquitectónico, histórico y artístico.

"Hay una necesidad urgente en el barrio de un nuevo instituto y una biblioteca, pero no a cambio de vender el resto del mercado. Llevan años prometiendo un espacio deportivo y una piscina, y hace falta, pero no queremos un spa, que es lo que recoge el proyecto", critica el portavoz de EVA.

El Ayuntamiento, volcado con Adripabel...
Los vecinos también desconfían de la empresa, en manos de la hija modelo de un promotor inmobiliario, que podría actuar como conseguidor. Tienen la impresión de que se trata en realidad de una empresa pantalla que actúa por encargo de terceros. No es su único punto oscuro: han presentado un proyecto en el que abunda el copia y pega, incoherente y sin credibilidad. "Es altamente sorprendente que el Ayuntamiento se implique activamente en la promoción de un proyecto con una muy baja calidad técnica y que es planteado por una empresa unipersonal, en la que parece evidente que su propietario real figura como apoderado (Pablo Escudero Arias-Dávila) y un familiar suyo sin experiencia en este campo como administrador único (Adriana Escudero Martínez)", argumentan.

...mientras rechaza el proyecto de EVA
Paradójicamente, EVA había presentado el pasado mes de septiembre un proyecto para realizar en el Mercado -que llevaba ocho años en desuso-, actividades de índole social, educativa y cultural de manera autogestionada. Mantuvieron varias reuniones con la Dirección General de Participación Ciudadana y la Dirección General de Gestión y Defensa del Patrimonio en las que les aseguraron que no tenían ningún "plan concreto" para este espacio, la última apenas dos semanas antes de anunciar el proyecto de Adripabel. Los vecinos creen que todo apunta al intento de dar luz verde con urgencia a los planes de la empresa, en su nombre o de otros, dada la proximidad de las elecciones.