El que durante 20 años ha sido alcalde de Valladolid, el popular León de la Riva, no podrá volver a ser reelegido al ser condenado por desobediencia al incumplir una sentencia. Esta decisión supone su inhabilitación inmediata para ocupar cargo público durante 13 meses, por lo que, además de no poder ser reelegido, tendrá que renunciar a su acta de concejal.

La sentencia del juzgado de lo Penal 2 de Valladolid aún puede ser recurrida pero la condena de inhabilitación es inmediata. Además, León de la Riva ha sido condenado a pagar una multa de 12.810 euros.

Los hechos se produjeron en 2008 cuando el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León declaró ilegal la rehabilitación del céntrico edificio de Valladolid donde De la Riva tiene su vivienda y llevó a cabo la remodelación de unos trasteros que convirtió en ático.

La sentencia no se cumplió hasta 2014 tras cinco requerimientos al hasta ahora alcalde que insistió en el juicio del que ahora se ha conocido la sentencia que desde “el primer momento” pidió que se cumpliera lo antes posible la sentencia y que hizo “lo que me dijeron que tenía que hacer”.

León de la Riva defendió su actuación escudándose en que “siempre preguntaba a la concejal cómo iba el tema, ya que las sentencias hay que cumplirlas” y zanjando el retraso en que él es “médico y no abogado”.

Acuerdos a la alcaldía
La principal novedad de esta sentencia es que León de la Riva tendrá que abandonar totalmente el consistorio vallisoletano tras 20 años pero su fin en la alcaldía ya estaba más que sentenciado con el acuerdo al que han llegado los tres grupos de la oposición. El PSOE, Sí Se Puede y Valladolid Toma La Palabra ya habían acordado apoyar la investidura del líder socialista Óscar Puente para no dejar gobernar a De la Riva, aunque las conversaciones siguen abiertas para formar gobierno y un acuerdo estable durante toda la legislatura.