Ciudad Real es desde hoy la única capital de España que no cuenta con un centro de la mujer, donde las maltratadas, las víctimas de la violencia de género, acuden a diario para recibir ayuda psicológica y poder enfrentarse así a sus maltratadores. Del mismo modo, todos los grandes ayuntamientos de Castilla-La Mancha, gobernados por el PP o por el PSOE, cuentan con estas sedes, dotadas de profesionales y subvencionadas por el Gobierno que preside María Dolores Cospedal. Todos los ayuntamientos capitalinos menos el presidido por la polémica Rosa Romero que, enfrentada desde antaño a la secretaria general de los populares, ha cerrado el centro ciudadrealeño dejando a los pies de los caballos a la presidenta castellano-manchega, sabiendo como sabe que son las comunidades autónomas y no otras administraciones las que tienen plenas competencias en esta materia, que suelen compartir con los consistorios a través de convenios.

¿Por qué Romero da portazo al centro?
La alcaldesa del PP de Ciudad Real, Rosa Romero, sancionada por el Banco de España por una falta grave siendo consejera de la desaparecida Caja Castilla-La Mancha, perceptora de sobresueldos del PP y denunciada por un empresario en su día por supuesta corrupción municipal, además de aparecer su nombre en otras tantas polémicas, ha decidido interpretar de forma torticera una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha que anulaba su autoenchufe en el centro de la mujer, suprimiendo  este servicio ahora que ella ya no es trabajadora del mismo. Romero argumenta que el cierre obedece a la sentencia del alto tribunal castellano-manchego, que, sin embargo, en ningún momento habla de la desaparición del centro, sino de la anulación de lo ratificado por su partido en el ayuntamiento que ella preside y que la convertía en trabajadora fija, junto a otra concejala del PP, sin haber aprobado una oposición.

Trabajadores del Centro de la Mujer cerrado.



Dos mil mujeres abandonadas por el PP…
La decisión de Rosa Romero deja en la calle a más de dos mil mujeres que recibieron el pasado año atención psicológica y ayuda personal del grupo de cuatro profesionales que hasta hoy trabajaban en el centro y que han sido despedidas, además de intentar cargar el muerto a la Diputación, sabiendo como sabe que las competencias son exclusivas del Gobierno que preside su enemiga íntima María Dolores Cospedal, dicen a ELPLURAL.COM fuentes socialistas, que añaden: “¿Por qué los ayuntamientos de Albacete o Guadalajara, del PP, atienden estos centros, al igual que los de Cuenca y Toledo, gobernados por el PSOE, mientras que Ciudad Real se niega a prestar este servicio a pesar de haber recibido más de 120.000 euros de subvención de la Junta de Comunidades?”

…Que un pequeño alcalde del PSOE quiere ayudar
Decisión que contrasta, y de qué forma, con la propuesta del alcalde de Poblete, una pequeña localidad de apenas 2.000 habitantes, lindante con la capital ciudadrealeña, que solicita a Cospedal que se le adjudique a este ayuntamiento la gestión del centro de la mujer que hasta hoy venía funcionando en Ciudad Real. En un escrito, al que ha tenido acceso ELPLURAL.COM, el regidor Luís Alberto Lara pide también que se le adjudique la subvención prevista para el mismo para este año, que se eleva a 125.000 euros, ya que entiende que hay cientos de mujeres no se pueden quedar sin este ineludible servicio (ver carta).



Al PP se le atragantan los desfavorecidos
Sea como sea, el caso es que el PP de Castilla-La Mancha, un día sí y otro también, no ocultan su escaso interés por los más desfavorecidos. Niños dependientes conectados a un respirador artificial a los que se les retira la ayuda, ancianos moribundos aparcados en los pasillos de los hospitales, escolares sin transporte escolar y sin comedores con claros síntomas de desnutrición…la lista es amplia y sonroja a cualquiera, como la foto que cierra esta crónica y que recoge la decisión del Ayuntamiento manchego de Moral de Calatrava, gobernado por el PP, claro, que ha instalado unos retretes portátiles en los aparcamientos habilitados para personas con discapacidad. Como no puede ser de otra forma, esta decisión del alcalde popular, responsable además de urbanismo y de policía, supone “una inmensa falta de respeto hacia los derechos de las personas con movilidad reducida”, recoge el PSOE en un comunicado.