Montoro ha citado a los consejeros económicos de las comunidades "populares" en la sede del partido en la calle de Génova con el fin de analizar los planes de ajuste y la futura ley de estabilidad presupuestaria, que fijará techos de gasto y podría incluir sanciones a las comunidades que no cumplan el objetivo de déficit, en la línea de las que aplica la Unión Europea a sus miembros.

Problemas de liquidez
La cita, previa al Consejo de Política Fiscal y Financiera que se celebrará el próximo martes con representantes de todas las autonomías, ha estado marcada por el mensaje de la austeridad, pero Montoro ha dejado también claro que se atenderán los problemas de liquidez para que las comunidades puedan seguir financiando los servicios públicos, según ha informado el PP en un comunicado.

Cónclave ‘popular’…
En el encuentro, celebrado a puerta cerrada, el ministro ha explicado los ajustes del decreto convalidado hoy por el Congreso, que soporta "prácticamente" en solitario la administración central, y ha recordado que la subida de impuestos supondrá una inyección de recursos adicionales para las comunidades y los ayuntamientos.
Ha reafirmado el "pleno respeto" del PP a la autonomía económica, política y financiera de las comunidades autónomas "desde el convencimiento de que un Estado descentralizado no tiene por qué ser despilfarrador y generador del déficit".

… antes de informar al resto de comunidades
Ningún comentario se ha recogido en la nota sobre la posibilidad, adelantada por el ministro de Economía, Luis de Guindos, de que el Gobierno controle a priori los presupuestos autonómicos. El consejero valenciano de Hacienda, José Manuel Vela, ha aprovechado el encuentro para reclamar a Montoro la revisión "urgente e inaplazable" del actual modelo de financiación autonómica para que las regiones con más población dispongan de más fondos. Montoro se encargará mañana de informar de los detalles de esta reunión a las comunidades gobernadas por otras formaciones políticas: Andalucía, Cataluña, País Vasco, Canarias, Navarra y Asturias. El ministro ha estado acompañado en la reunión del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y del director de la oficina económica de la Presidencia del Gobierno, Álvaro Nadal.

“Sabemos que si no cumplimos habrá consecuencias”
Juntos han dejado claro a las comunidades que la prioridad del Gobierno es reducir el déficit y racionalizar el gasto público de todas las administraciones, han defendido el plan del Gobierno para recortar empresas y organismos públicos y la necesidad de que los gestores públicos asuman con transparencia su responsabilidad. Los consejeros que han hablado ante los medios de comunicación han mostrado su compromiso con los ajustes y el control del déficit y varios han respaldado abiertamente la posibilidad de sancionar a las comunidades que no respeten el déficit. "Sabemos que si no cumplimos los compromisos habrá consecuencias para la comunidad; es un refuerzo de la estabilidad y en estos momentos, como la crisis es tan profunda, es lo que toca y tendremos que asumirlo", ha recalcado la consejera de Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo.

Madrid insiste en la posibilidad de bajar el IRPF
El vicepresidente económico de Baleares, Ignacio Aguiló, ha respaldado también las sanciones al considerar que es importante dar un "mensaje de confianza" y dejar claro que todas las administraciones cumplen sus compromisos. Por su parte, el responsable de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, ha defendido la "necesidad imperiosa" de cambios normativos a nivel estatal que permitan a las comunidades reducir su gasto estructural. Tras reiterar que Madrid estudiará bajar el tramo autonómico del IRPF en función de los ingresos que los Presupuestos Generales del Estado le otorguen, no ha opinado sobre las sanciones porque su comunidad, ha dicho, siempre ha cumplido con la estabilidad presupuestaria y "siempre" lo hará.