Francisco Nicolás Gómez Iglesias, fotografiado en FAES junto a Ana Botella. (Imagen subida a su cuenta de FB)



La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre las presuntas relaciones del pequeño Nicolás con un supuesto grupo de información clandestino de la Policía Municipal de Madrid, que operaría bajo las órdenes de los máximos responsables de seguridad del Ayuntamiento. La línea de investigación parte de las declaraciones del joven sobre la existencia del grupo de agentes que realizarán labores de inteligencia al margen de la ley.

Un juez también investiga
Según fuentes policiales citadas por El Confidencial, el caso está en manos del juez Arturo Zamarriego, titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, que ha acordado mantener el secreto de sumario.

Recadero de los supuestos espías
Francisco Nicolás Gómez Iglesias, que está imputado por falsedad, estafa y usurpación de funciones públicas, en su declaración en comisaría y ante la primera jueza que instruyó el caso, Mercedes Pérez, habría hablado de presuntos vínculos con responsables del área de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid.

De acuerdo con la citada información, el pequeño Nicolás habría trabajado como recadero para esos policías, policías que realizarían trabajos de inteligencia con el visto bueno de cargos municipales, al margen de la ley. Esta trama recuerda el caso de los espionajes presuntamente ordenados por cargos del Gobierno madrileño a dirigentes del PP.

La Oficina de Seguridad Corporativa del Ayuntamiento
Las fuentes policiales citadas han explicado que Alberto Ruiz-Gallardón creó sólo unos meses después de llegar a la Alcaldía de Madrid, en junio de 2003, un grupo en la Policía Municipal que integró a los escoltas de los concejales y los policías municipales que efectuaban labores propias de información. Un grupo que en 2007 se transformó en la Oficina de Seguridad Corporativa del Ayuntamiento, encargada de centralizar toda la labor de inteligencia y de protección de personalidades.

Agentes seguirían operando
En 2011, la situación económica provocó un drástico recorte en la dotación de esta unidad tras las elecciones municipales de mayo de 2011. Ana Botella disolvió, de manera oficial, el grupo en diciembre de ese mismo año. Pero fuentes de la Policía Municipal aseguran que antiguos integrantes de esa unidad continúan realizando labores de información.

Los dos agentes que le escoltaron hasta Lugo
Hasta el momento, hay dos agentes de la Policía Municipal vinculados con el pequeño Nicolás, dos escoltas que le habrían acompañado durante su falso encuentro con el Rey en un restaurante en Ribadeo, Lugo.