Johnson ha dicho que "los valencianos estuvieron cumplidamente informados" de la dimisión de Camps, ya que "las decenas de periodistas que aquella tarde acudieron al Palau pudieron trabajar con normalidad", más allá de "cuestiones puntuales", informa el diario Levante.

Johnson dice que Camps "tenía más interés"
La portavoz del Gobierno valenciano, que ha intervenido en la comisión parlamentaria de Coordinación, Organización y Régimen de Instituciones de la Generalitat, ha asegurado que el propio Camps era quien tenía "más interés" en que su comparecencia se viera en directo.

Había pánico ante lo que pudiera decir
El diputado socialista Josep Moreno, que coincidió con el resto de los grupos de la oposición, ha rechazado las explicaciones de Johnson y ha afirmado que si desde Presidencia se impidió la retransmisión en directo era porque "necesitaban tener una imagen controlada", ya que tenían "pánico" de lo que pudiera decir Camps.

Se impidió a un periodista que hiciera su trabajo
Moreno ha denunciado que se impidió a un periodista transmitir en directo la rueda de prensa para la edición digital de su medio de comunicación, y ha acusado al Consell de "condenar" a los periodistas valencianos a trabajar "en una situación casi de guerra".

Desfachatez
Para el portavoz adjunto de EU, Ignacio Blanco, las explicaciones de Johnson denotan "desfachatez”, y criticó que se impidiera a los periodistas hacer su trabajo mediante “amenazas”, en lo que consideró "la traca final" de la actitud de "manipulación" que ha caracterizado al expresident Camps.

Adición a la censura
"Tienen problema de adicción a la censura, a la manipulación", ha afirmado Blanco; mientras que Mireia Mollà, de Compromís, ha señalado que cuando hay "un caso tan flagrante de manipulación informativa, se está atentando a los derechos fundamentales de los ciudadanos".