A la hora de explicar la decisión del Ayuntamiento de Pamplona de exhumar los ocho cuerpos enterrados en la Cripta de los Caídos, entre ellos los de los generales golpistas Sanjurjo y Mola, el regidor Joseba Asirón apuntaba que lo extraño es que no se hubiera producido antes. La medida cuenta con la oposición de la familia de Sanjurjo y con la de nostálgicos de la dictadura.

"Inconcebible" que el PP no haya derogado la Ley de Memoria Histórica
La Fundación Nacional Francisco Franco ha emitido un comunicado hablando de "ilegalidad" y "atentatorio a la cultura, a la historia, a la dignidad de los afectados". Esta plataforma insiste en que "la llamada Ley de Memoria Histórica tiene difícil encaje constitucional, es totalitaria en su practica y revanchista en esencia" como demuestran estas exhumaciones. Tachan de inconcebible" que no se haya derogado esa ley a la que atribuyen "el destrozo a la convivencia, la cultural, la historia y la verdad".

Lenguaje golpista
La Fundación va más allá al asegurar que esta democracia, "causa de nuestra decadencia", se parece cada vez más "a la fallida en el siglo XIX y fracasada en 1931-36" con la "destrucción de España, como nación", el "bloqueo institucional" o la "falta de liderazgo" como resultado. "Solo la ausencia de violencia política no empequeñece el diagnostico aterrador que percibe la ciudadanía, cada vez, con mayor nitidez", insisten en el mismo tono pro-golpista, ya que la Fundación, como todos los defensores de la dictadura, siempre ha justificado el levantamiento militar por la siutación de la II República. ¿Qué quieren decir ahora con ese paralelismo con la actualidad?

Por último, la FNFF concluye reivindicando el legado de Mola y Sanjurjo: "Esos héroes, esos mártires, esas victimas, que dieron su mas preciado bien, su vida por lo que creían, Dios y España, contra la filosofía mas degradante que produjo la humanidad: el comunismo".