"Es un cursi, y muy pelota... pero no es mala gente". Es la opinión que tienen, al menos en una parte del PP madrileño, sobre Iñigo Henríquez de Luna, el pluriempleado senador, portavoz de los populares en la Asamblea de Madrid, y desde esta semana, director de campaña de su partido para las municipales y autonómicas en la comunidad. Un personaje que, sin embargo, ha tenido ya sus momentos de 'éxito' en los medios.

Un marqués hijo, para una condesa consorte
Y quizás al empezar a presentarle, lo primero que llama la atención es un hecho que ha pasado más desapercibido, y que le da un paralelismo muy apropiado con 'su candidata', Esperanza Aguirre. Y en realidad, muy del gusto del presidente de su partido, Mariano Rajoy, como es sabido, y hemos contado en este diario, convencido partidario del 'determinismo genético'.

Y ese dato es que ambos son de 'sangre azul'... aún bien es cierto que ninguno de los dos ostenta el título. La candidata Aguirre es condesa de Bornos, título que conlleva Grandeza de España, por su matrimonio con Fernando Ramírez de Haro y Valdés. Ella misma es nieta de los condes de Sepúlveda por parte de madre. Iñigo Henríquez de Luna por su parte es hijo de la marquesa de Villablanca, María del Pilar Losada y Peñalva.

El 'rumor' casi confirmado en las filas del PP es que Aguirre, que ha visto cómo tantos de sus colaboradores del pasado se encuentran imputados, llevará a Henríquez de Luna mucho más allá de ser su director de campaña, y lo convertirá en su número dos en las listas.

Guateques y sobresueldos
Claro, que Iñigo Henríquez de Luna también se ha ido viendo en los últimos años en todos los problemas legales en los que se ha visto involucrado el Partido Popular. Por ejemplo, en el 'caso Guateque' (la concesión irregular de licencias por parte del ayuntamiento de Madrid), en el que se vio imputado ante las denuncias que plantearon unos ciudadanos afectados.

Aunque quizás mayor ruido sufrió todavía el hijo de la marquesa de Villablanca cuando se encontró metido de lleno en el asunto de los sobresueldos cobrados por los diputados 'populares' de la Asamblea de Madrid. El PSM denunció ante la justicia y la Inspección de Trabajo el cobro por parte de la dirección del grupo popular de sobresueldos, presentados como "colaboraciones". Entre quienes aparecían en ese listado, por supuesto, el portavoz, Henríquez de Luna. El PP negó esos sobresueldos en principio, e incluso llegó a presentar una demanda ante la fiscalía para que se investigara a quienes les acusaban.

Lo cierto sin embargo, es que al ser después elegido senador, Iñigo Henríquez de Luna y tener que hacer pública su declaración de bienes y rentas, tuvo que reconocer que en efecto, el PP le había pagado 31.556 euros. Una cantidad que sumado a los casi 60.000 euros como diputado de la Asamblea le asegura un sueldo de 90.000 euros... Nada mal, sobre todo si se ve su actividad en la cámara alta del Parlamento español: cero iniciativas, una intervención...