El candidato del Partido Socialista Francés a la Presidencia de la República, François Hollande, señaló hoy en Madrid, en el marco de la III Conferencia de Progreso Global que hay "cuatro especificidades claras que distinguen las políticas progresistas de las conservadoras: que la política debe dominar los mercados y a las agencias de calificación, lucha contra la desigualdad en todos sus órdenes, defensa decidida de la formación y la educación, y apuesta por reducir la transición energética hacia fuentes renovables”.

Campaña mirando a la juventud
Hollande adelantó que centrará su campaña en Francia “en la juventud, pero no como un target electoral, sino porque de verdad pienso que la formación es la única manera de volver a evitar la exclusión social de un porcentaje elevado de jóvenes”. En su intervención ante el plenario titulado “Perspectivas de progreso: nuevo liderazgo”, el candidato socialista a la Presidencia de Francia se mostró esperanzado en “tener éxito. Tengo seis meses por delante y los sondeos son favorables”, si bien advirtió de la “volatilidad de las encuestas”.

Elogios al papel del Gobierno socialista frente a ETA
No obstante, Hollande señaló que “si ganamos las elecciones, soy consciente de que es necesaria una respuesta global, una solución coherente, de toda Europa, para vencer a la especulación”, y añadió que “no habrá éxito durable para el Gobierno de Francia ni para ningún otro si no hay un gobierno europeo y mundial. Nos necesitamos los unos a los otros, necesitamos una visión común”. Finalmente, tuvo palabras para el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, “cuyo papel ha sido esencial para acabar con ETA y en Francia somos conscientes, conscientes de que Zapatero y Rubalcaba han luchado mucho contra un terrorismo que ahora termina”.

Amplia delegación
Junto a Hollande, en el panel de trabajo también tomaron la palabra Antonio José Seguro, secretario seneral del Partido Socialista de Portugal; Pier Luigi Bersani, secretario nacional del Partido Demócrata de Italia; Víctor Ponta, presidente del Partido Socialdemócrata de Rumanía; Raymond Johansen, secretario general del Partido Laborista de Noruega; Attila Mesterházy, presidente del Partido Socialista húngaro; Ousmane Tanor Dieng, secretario general del Partido Socialista de Senegal; y Lilianne Ploumen, presidenta del Partido Laborista de Holanda.

Necesidad de un "verdadero gobierno económico europeo"
El portugués Seguro alertó de que la relación entre la política y los ciudadanos "se ha roto" por lo que entiende la indignación, concluyendo que ha llegado el momento de “implantar un verdadero gobierno económico europeo a la altura de los fundadores de la UE". En ese sentido reclamó "eurobonos, una agenda global europea y un presupuesto federal”. El secretario general del Partido Laborista de Noruega ha asegurado que “el éxito de mi país son las mujeres, cómo están involucradas en el mercado laboral”, mientras que los líderes rumano y húngaro han advertido contra el auge de partidos populistas si la izquierda no vuelve a conectar con la calle. Ploumen ha señala hacia una “regeneración moral” de la política, mientras que Tanor Dieng ha reclamado a los progresistas “que tengan en cuenta y pongan a África en la agenda”