La habilidad del Partido Popular para acercarse a las víctimas cuando más dolor sienten ha vuelto a vivir un nuevo episodio con la reunión que este martes han celebrado el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, junto al padre de Diana Quer y el de la niña Mariluz Cortés. Un encuentro que buscaba vender el empeño del PP por mantener la prisión permanente revisable que la oposición quiere derogar.

Al término de la reunión, que Catalá ha vendido como con la idea de que “es de Justicia estar con las víctimas”, Hernando ha ofrecido una declaración ante los medios. En ella, ha defendido que la prisión permanente revisable “nada tiene que ver con la cadena perpetua”, sino que es una pena “proporcionada, constitucional y que tiene que ver con que la sociedad esté segura de que criminales depravados no salen a la calle con posibilidad de reincidir en sus crímenes”.