El expresidente de la Comunidad de Madrid y exministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha regresado este viernes 15 de diciembre a la Asamblea de Madrid, concretamente, a la Comisión de Investigación sobre corrupción política en la Comunidad de Madrid. Gallardón retorna para explicar la compra de Inassa por parte del Canal de Isabel II, una operación desarrollada en el marco del caso Lezo.

PSOE, Podemos y Ciudadanos han sido los grupos parlamentarios que han requerido su citación dadas sus responsabilidades como presidente de la Comunidad de Madrid (entre 1995 y 2003), ya que es en 2001 cuando se decide que el Canal de Isabel II compre Inassa por 83 millones de euros con el objeto de expandirse en América. La Fiscalía Anticorrupción atribuye a la operación un sobrecoste que calcula en unos 25 millones, al tiempo que denuncia que se realizó sin la transparencia pertinente, sin un marco legal determinado, con un único licitante y con pagos realizados en un paraíso fiscal, Panamá.

Gallardón ha arrancando subrayando que “la comparecencia es obligatoria” pero “la declaración es voluntaria”, destacando que responderá a las preguntas como acto de buena fe: “Creo que han dado ustedes un servicio público porque aquí hemos tenido la ocasión de decir la verdad de lo que ocurrió”.

César Zafra, de Ciudadanos, ha sido el parlamentario encargado de abrir la lata. Y la primera en la frente. El diputado naranja y el expresidente de la Comunidad de Madrid han protagonizado más de un momento de tensión. El culmen se ha producido cuando Gallardón ha asegurado que comprar una sociedad en Panamá con dinero público es lícito. “No es verdad que lo supe”, ha dicho Gallardón, que ha asegurado que desconocía los detalles de la operación, “pero si se me hubieran dado esa explicación, con la documentación, los argumentos jurídicos, y se hiciera la operación tal y como lo exigían los vendedores, yo que no participé y que no conocí esa decisión, asumo que yo hubiese aprobado exactamente igual la operación”. “No encuentro ni un solo motivo de reproche en nada de lo que hizo el Canal de Isabel II”, ha sentenciado a pesar de todas las informaciones que se conocen a día de hoy.

Zafra le reprocha que le está hablando de ética, ya que la compra del 75% de Inassa se realizó comprando una sociedad radicada en Panamá y con una segunda sociedad que se incluía en el paquete: “Respaldo completamente todo lo que hicieron”, ha respondido Gallardón. La ecuación sería: para comprar Inassa se tuvo que comprar una sociedad en Panamá que incluía Inassa y otra compañía.

El expresidente ha negado que estuviera al tanto de los detalles a pesar de que, para ejecutar la operación, se requirió la aceptación del Consejo de Administración del Canal y la aprobación del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. “¿Todo el mundo lo sabía menos usted?”, le ha preguntado Zafra.

Asimismo, Gallardón ha negado que existiera un acuerdo con Ignacio González en el marco de la compra de Inassa: “Nunca he hablado, desde que dejamos la política, del Canal de Isabel II con Ignacio González”.