Lo que empieza siendo una broma crece hasta transformarse en una gran angustia. Una situación que permite a los españoles ponerse por unos minutos en la piel de alguno de las 870.000 personas, en su mayoría inmigrantes, a los que el Gobierno privó en 2012 de la asistencia sanitaria. El experimento lo ha realizado la ONG Red Acoge en una farmacia del madrileño barrio de Lavapiés, con dos actores y varias cámaras ocultas que recogen la reacción de los que sí están asegurado pero ven en un instante cómo su tarjeta sanitaria es destruida porque "lo marca el sistema".

La ONG, además de la campaña, ha montado una recogida de firmas para reclamar al nuevo ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, que anule el decreto 16/2012 de su antecesora, Ana Mato, que excluía de la asistencia sanitaria a más de 870.000 personas, en su mayoría inmigrantes sin papeles, y lo hace lanzando una pregunta que apela a la empatía: "¿Cuándo hemos dejado de ser humanos?".