Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como 'el pequeño Nicolás' vuelve. El joven que, según él, trabajaba como espía para el CNI, ha anunciado su paso a la política presentando una candidatura independiente a la Cámara Alta para las próximas elecciones generales. Su objetivo, sin embargo, es "suprimirlo".

Harto del PP
El 'pequeño Nicolás', que confiesa a El Mundo que siempre ha votado al PP, aunque al ser tan joven fue solo en las pasadas elecciones europeas, pero que ya está harto. "El sistema me ha utilizado y me ha adoctrinado, pero yo no tengo ideología". Muy a lo 'nueva política' asegura estar "cansado de la división entre izquierdas y derechas" y cree "en la división entre lo que funciona y lo que no; y el Senado no funciona".


El joven de 21 años que llegó a colarse en la coronación de Felipe VI defiende que su intención es ser un caballo de Troya en la "inutil" Cámara Alta. "El gasto público es muy elevado, la administración está sobredimensionada y sólo sirve para colocar a amiguetes y mantener a políticos. El Senado se gasta cada año 50 millones de euros y la mitad se destina a pagar sueldos de senadores. Eso no es viable".

Persecución desde el Estado
En su reaparición sigue apuntando a una posible conspiración contra él. Así, asegura estar preocupado por que se utilicen "medios del Estado" en contra de su candidatura pero no agacha la cabeza asegurando que su candidatura unipersonal "no es perfecta, pero es necesaria" y espera que con ella "los partidos me tengan miedo, tengan miedo a perder el chollo".