En el pasado mes de enero, cuando circulaban por la radial A5 en la salida de Madrid, una dotación de la Guardia Civil de Seguridad Ciudadana sufrió un accidente con su vehículo. Un accidente que les pudo costar la vida, por la gravedad... Y, lo que más preocupó a los accidentados y sus compañeros, con un vehículo que acaba de ser revisado precisamente por la pieza cuyo fallo ocasionó el accidente, en un taller que, dada la frecuencia con la que se les dan a revisar coches de la comandancia de vehículos de Tres Cantos, en Madrid, donde tienen su base el Servicio de Automovilismo, se considera como un 'taller concertado'.



El taller de un guardia civil retirado
No era la primera vez que un vehículo salido de este taller tenía un accidente a los pocos días. Por ello uno de los guardias que viajaban en el vehículo, un cabo 1º, decidió preparar un dossier y enviar un escrito a la Comandancia, en el que, según fuentes de la Unión de Guardias Civiles (UGC) dicen a ELPLURAL.COM, se explicaba cómo "de forma continuada se detectaban anomalías en las reparaciones de vehículos que se realizaban en ese taller". En la base de su denuncia, que el taller en cuestión está regentado por "un antiguo Guardia Civil (...) que casualmente, es amigo personal de agentes del Servicio de Automovilismo de la Comandancia".

La reacción de la dirección de la Guardia Civil al recibir el escrito ha sido abrir un expediente para sancionar al Cabo 1º por protestar "saltándose el conducto reglamentario". En la UGC aseguran a este periódico que lo cierto es que ya con anterioridad el mismo Cabo había realizado varios informes previos quejándose de los problemas que tenían los vehículos que salen de ese taller, pero seguía siendo utilizado.

Coches con más de diez años y 300.000 kilómetros
Lo que denuncian los representantes de la UGC con los que ha hablado este periódico es que este no es un caso esporádico, sino que "en realidad pone de manifiesto una forma de comportamiento habitual... Cuando lo lógico sería que los vehículos se llevaran a los talleres concesionarios de las marcas, lo que se realizan son acuerdos puntuales, 'interesadamente', con talleres de segunda o tercera, que a menudo no ofrecen garantías...".

Se pide a la Guardia Civil que 'controle' los coches envejecidos..., e irónicamente los suyos tienen más de 10 años y 300.000 kilómetros en un alto porcentaje



Igualmente se quejan de que la flota de vehículos de la Guardia Civil está muy envejecida. E ironizan estas fuentes con la campaña lanzada hace pocas fechas por María Seguí, la Directora General de Tráfico, que ha dado órdenes concretas de que se lleve a cabo una campaña de control de vehículos viejos, principales causantes de los accidentes. "En casa del herrero cuchillo de palo -nos dicen los representantes de la UGC-, por que al mismo tiempo que nos dicen que hagamos eso, más de un 40% de los vehículos que usamos nosotros, tienen más de 10 años o más de 300.000 kilómetros".

En el caso del accidente al que nos referimos con el vehículo de la Comandancia de Tres Cantos se suma un hecho denunciable más, según la UGC. Y es que el Cabo 1º que envió el escrito-dossier de protesta, y que sufrió daños en el cuello que le tuvieron de baja, en revisiones médicas recibió amenazas con la posibilidad de que acabara por ser denunciado ante el grupo de Asuntos Internos por "estar fingiendo la dolencia". Un hecho que han considerado una forma de presión ilegítima, y que llevó a este guardia civil a presentar una denuncia en los juzgados.