Pablo Ruz no se 'arruga' e insiste en un nuevo escrito, esta vez con el apoyo explícito del fiscal que lleva el caso de los papeles de Bárcenas, en solicitar a Hacienda que le diga la cifra que habría defraudado el PP por no declarar las donaciones en negro recibidas en el año 2008 y con las que alimentó su caja B.

[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"26609","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-304199","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"320","alt":"El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz y el ministro Crist\u00f3bal Montoro. (Fotos: EFE)"}}]] El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz no se arruga ante el desafío del ministro Cristóbal Montoro: quiere que Hacienda le calcule cuánto dinero defraudó el PP con las donaciones en negro. (Fotos: EFE)



Ruz no se rinde: quiere que Hacienda le haga el cálculo del fraude
Como les venimos contando en ELPLURAL.COM, el juez de la Audiencia Nacional, en lo que se interpretó como un paso previo a imputar al PP por fraude fiscal, pidió a la Agencia Tributaria que calculara cuánto debería haber pagado Génova por las donaciones que recibió en negro. En cocnreto, el juez quería saber "la tributación que eventualmente habría de corresponder al Partido Popular en el caso de no considerarse rentas exentas de tributación las aportaciones económicas que en concepto de donaciones aparecen anotadas en los registros contables opacos".

La contestación sorprendente de Hacienda, que en efecto previamente había considerado exento de fiscalidad ese dinero conforme a su interpretación de la ley de financiación de los partidos políticos, fue un escrito firmado por la inspectora jefa de la Agencia Tributaria, en el que se venía a desafiar el derecho del juez a pedirles esa gestión. En un documento firmado por la directora de la ONIF, la Agencia Tributaria vino a decirle a Ruz que no era quién para pedirles esa gestión, y que era Hacienda, y no el juez, quien tenía derecho exclusivo a determinar si había o no delito fiscal en la actuación del PP.

Cinco días para que le hagan las cuentas del PP
Ante este acto de 'rebeldía' de Montoro, Pablo Ruz ha realizado un nuevo escrito argumentado, en el que desmonta las posiciones del oficio de la Agencia Tributaria y concluye con contundencia reiterando "el requerimiento dirigido a la Unidad de Auxilio Judicial de la AEAT" en su anterior diligencia, y le dice que entreguen el cálculo que les pide "ante el Juzgado a la mayor brevedad, y en todo caso en el plazo de cinco días desde que se practique el requerimiento". Y para que responda a este requerimiento pide que se requiera a la inspectora jefe de la ONIF y se le notifique su resolución.

Pero es que además, ahora Ruz, por petición de una de las acusaciones, la ejercida por Ángel Luna del PSOE de Valencia, se amplia y requiere a la Agencia Tributaria que también en cinco días se pronuncie sobre la posibilidad de que el PP no sólo tuviera que pagar también por el IVA devengado por esas donaciones en negro y que se utilizó en las obras de reforma de la sede nacional del PP en Génova, 13.