Un camión entra en el Archivo General de Salamanca para recoger los documentos entregados a la Generalitat de Cataluña. Foto: Twitter Cristina Seguí (@Cris_Segui_) Un camión entra en el Archivo General de Salamanca para recoger los documentos entregados a la Generalitat de Cataluña. Foto: Twitter Cristina Seguí (@Cris_Segui_)



El Ministerio de Cultura se ha llevado en la madrugada de este jueves 260 cajas con documentos de la Guerra Civil del Archivo de Salamanca para entregárselos a la Generalitat de Cataluña. Así, lo que en la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero el Partido Popular calificaba como un “expolio”, ahora es presentado por la formación que lidera Mariano Rajoy como la solución que "zanja definitivamente" la salida de legajos del archivo salmantino. Un cambio de postura que ya han originado las primeras críticas desde la caverna mediática. 

“El PP perpetra el último expolio”
Sin duda, el medio más crítico con el Partido Popular ha sido Libertad Digital. El periódico que preside Federico Jiménez Losantos no duda en resumir lo ocurrido bajo la siguiente frase: “los que nos sacaron a la calle (en referencia al Partido Popular) son los mismos que perpetran el último expolio”. De este modo, afean al Ejecutivo de Mariano Rajoy “no haber derogado, nada más llegar al poder con mayoría absoluta, la Ley 21/2005, que obligaba a entregar a la Generalitat de Cataluña los documentos incautados con motivo de la Guerra Civil custodiados en el Archivo General salmantino”.

“La catadura del Gobierno”
“Que el Gobierno del PP haya consumado la dispersión documental de un archivo histórico, y que lo haya hecho, además, en beneficio de una Administración regional inmersa en un ilegal proceso secesionista es lo que nos muestra la auténtica catadura del desastre que nos gobierna”, lamenta en el diario de Losantos el articulista Guillermo Dupuy, quien se muestra comprensivo “ante la indignación que sienten los votantes del PP, especialmente los de Castilla y León, y la de los expertos que sienten vergüenza ante lo ocurrido”. 

“Roma no paga a traidores”
En este sentido, el diario de Losantos recuerda que “Roma no paga traidores”. Además, Libertad Digital da voz a Policarpio Sánchez, presidente de la Asociación "Salvar el Archivo". Sánchez ha reconocido en “sentir impotencia y rabia al ver cómo se premia a quien incumple las leyes”. En su opinión, lo ocurrido demuestra que “el Gobierno del PP cree que hay comunidades de primera, como Cataluña, y de segunda, como Salamanca y Asturias, que respetan la ley y, sin embargo, ven ultrajados sus derechos”.

Ciudadanos habla de “traición”
Tras conocer la noticia, Ciudadanos también ha contribuido a caldear el ambiente calificando la salida esta madrugada de cajas del Archivo de Salamanca de "traición del PP a los salmantinos". Desde el partido de Albert Rivera ven con "vergüenza" como se produce "otro desacato más al Tribunal Supremo amparado por el pacto entre el PP, PSOE y los independentistas de Artur Mas".

Petición de Ciudadanos
Además, desde Ciudadanos piden a la Asociación Salvar el Archivo de Salamanca que le retire el carnet de socio de honor al Alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, así como también solicitan la comparecencia de los portavoces tanto del PSOE como del PP para que den su apoyo sin fisuras al Archivo de Salamanca y se comprometan, “esta vez con actos y no con promesas, a que se cumpla la Ley”.

La postura del PP en 2005
Cabe recordar que en noviembre de 2005, el Partido Popular convocó una tensa manifestación contra la salida de documentos del Archivo de la Guerra Civil. Para la ocasión, el PP fletó 170 autobuses desde varias ciudades de Castilla y León y Madrid, consiguiendo reunir a más de 80.000 simpatizantes.

Lo que coreaba el PP
Aupados por el PP, los manifestantes corearon gritos como "Se nota, se siente, España está presente" y portaron pancartas en las que podía leerse, entre otras consignas "Zapatero, España ni se regala ni se vende", "Carod cabronazo, baja tú a por los legajos" o "Zapatero y Caldera, traidores de su tierra".

Toda la cúpula
La manifestación estuvo encabezada por la cúpula del PP: su secretario general, Ángel Acebes; los portavoces en el Congreso, Eduardo Zaplana, y el Senado, Pío García Escudero; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; así como el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el vicepresidente segundo del Senado, Juan José Lucas, y el ex presidente de la Junta Jesús Posada.