El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), saluda al portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, tras la votación de la la ley orgánica que permitirá la abdicación del rey Juan Carlos I y la sucesión en la Corona en la figura de su hijo. EFE El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda al portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, al que ha elegido ahora para el ministerio de Sanidad / EFE-Archivo



Moncloa ha anunciado esta tarde que "ha propuesto a Su Majestad el Rey el nombramiento de Alfonso Alonso Aranegui como ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad" en sustitución de Ana Mato, que se vio obligada a dejar el puesto tras meses en el disparadero por los regalos de la trama Gürtel de los que disfrutó junto a su familia. El currículum que ha difundido el Gobierno de Alonso, el actual portavoz del grupo popular en el Congreso, enfatiza que es diputado por Álava y que tras haber sido concejal en Vitoria fue el alcalde de la ciudad entre 1999 y 2007.

Contrato a SUFI, empresa vinculada a Correa...
Resulta llamativo que Mato haya caído por la Gürtel y Alonso también haya visto salpicado su nombre con contratos a empresas relacionadas con la Gürtel, si bien el popular tampoco está imputado por el juez Ruz. Hace un año el grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Vitoria remitió a la Fiscalía los datos que había podido recopilar sobre el contrató que cuando Alonso era alcalde concedió a una empresa implicada en la trama Gürtel. El caso se remonta a 2005, cuando Alonso adjudicó la planta de residuos de la construcción de Gardelegui a SUFI, implicada en los casos Gürtel y Bárcenas -sus dirigentes Rafael Naranjo y su hijo Gonzalo están imputados en la causa-. SUFI es por cierto la empresa que, según Luis Bárcenas, habría pagado una comisión de 200.000 euros por encargo del PP de Castilla-La Mancha a cambio de una contrata municipal en Toledo.

... con un proyecto que aparece en la contabilidad B de la trama
Los socialistas alertaron entonces a la Fiscalía de que poco antes de las elecciones municipales de 2007 Alonso autorizó a SUFI un incremento de las tarifas que cobraba en la instalación, pero según denunciaron públicamente desde el PSOE, cuando reclamaron el expediente de ese aumento de los pagos el PP no se lo facilitó. La investigación judicial en torno a la Gürtel constató que según la contabilidad B de la trama Correa, SUFI pagó 330.600 euros a una de las empresas del entramado de Correa, NIGE (Nuevas Iniciativas de Gestión Empresarial), en concepto de asesoramiento en la licitación del proyecto de Vitoria. Las investigaciones de la UDEF (Unidad de Delitos Fiscales y de blanqueo de capitales de la Policía Nacional), apuntan a que NIGE obtenía dinero de empresas adjudicatarias de contratos públicos.

PSOE habló de "condiciones a la carta" y Alonso defendió su actuación como "correcta"
Además de la mejora de las condiciones para los adjudicatarios, el PSOE vitoriano alertó contra la aplicación en el concurso de una cláusula en la que se exigía a las empresas concurrentes la obtención de una puntuación mínima en la valoración económica. "Nunca se había pedido en Vitoria y nunca se ha vuelto a pedir en un contrato de las mismas características. Aplicaron una cláusula que es única en este tipo de contratos en el Ayuntamiento", explicó Patxi Lazcoz, portavoz del PSE, que insistió en que los criterios para tal requisito eran "ininteligibles". "Sospechamos que el pliego de condiciones se hizo a la carta y que sólo había una empresa familiarizada con él, la que ganó el concurso", apuntó Lacoz.

Por su parte, Alonso defendió la legalidad de los contratos adjudicados entonces y alegó que Sufi no se presentó sola al concurso sino aliada con otras dos firmas en una UTE. Aseguró que su actuación fue "correcta" y que se le estaba atacando porque tiene "una posición en Madrid".