Mariano Rajoy, que dice haber tomado las riendas del PP después de cuatro años a la deriva, ha dado la orden en Génova de buscar un sueldo a su “descafeinada” secretaria general, María Dolores Cospedal, desposeída con los nuevos nombramientos prácticamente de poder, toda vez que a partir del 1 de julio dejará de ingresar 90.000 euros que cobraba de las arcas públicas de Castilla-La Mancha, cuya presidencia autonómica abandonará en favor del socialista Emiliano García-Page. “Dolores no puede quedarse sin más en el parlamento manchego cobrando los 950 euros que ella misma impuso a todos los diputados”, subrayan a ELPLURAL.COM fuentes de la sede popular madrileña, quienes también reconocen estar barajando distintas “fórmulas” con las que poder “pagar la nómina, desde la total transparencia,” de la líder que más ha hecho para “hundir al PP y llevarlo al resultado que todos conocemos”, añaden otros interlocutores del partido de la gaviota en tierras castellano-manchegas.

Cuando Cospedal ganaba al día más que una viuda
El caso es que la “secretaria general de todos los trabajadores”, como se definió con pañuelo palestino en ristre, ha llegado a ganar todos los días, cada 24 horas, la nada desdeñable cantidad de 630 euros. O lo que es lo mismo, María Dolores de Cospedal se llevaba en esa época diariamente a su casa madrileña el equivalente al Salario Mínimo Interprofesional (633,30), la mensualidad de un jubilado sin cónyuge (587,80), la paga de 30 días de un trabajador jubilado por incapacidad permanente (557,50), la mensualidad de un huérfano (624,30), lo que cobraba una trabajador por la prestación contributiva por desempleo (492), la ayuda que recibían los parados sin protección (420) o lo que casi una viuda ingresaba al mes (679,70). Paralelamente a este esperpento dinerario, llamaba poderosamente la atención que sus ingresos en 2011 superaran los 200.000 euros, y a pesar de ello sólo pagara de IRPF 3.000, menos de un 2% de sus ingresos, cuando cualquier trabajador tenía unas tasas de retenciones de entre el 6 y el 25% (ver declaración 2011).

¿Podrá recuperar los 259.589,06€ de 2009?
Queda claro, por tanto, que María Dolores Cospedal fue la político mejor retribuida de la historia democrática de España. Llegó a ganar más que el presidente del Gobierno, más que el Rey y 150.000 euros más que su antecesor en la Presidencia castellano-manchega, José María Barreda. Retribuciones que le valieron el sobrenombre de “La bien pagá”. Y no es para menos, ya que en 2009 se llevó a su casa 260.000 euros (ver declaración 2009), cantidad que difícilmente podrá recuperar ahora, sobre todo con el discurso de austeridad impregnado por el PP durante estos años. Aunque en honor a la verdad, este mensaje no iba con la ahora devaluada secretaria general del PP, ya que entre 2006 y 2012 facturó de los presupuestos públicos más de un millón de euros (ver tabla de retribuciones).

¿En concepto de qué pagará el PP?
Cantidad difícil de superar, ya no sólo por Cospedal, también por cualquier funcionario de lo público. De ahí que en el PP se pregunten cómo van a explicar a la ciudadanía el sueldo de su secretaria general, si con los nuevos nombramientos ésta queda sin funciones ejecutivas, ya que la comunicación y portavocía pasa a manos de Pablo Casado; Javier Moragas se ocupará de las campañas electorales; Andrea Levy llevará la “cartera” de estudios y programas; Fernando Martínez Maillo se responsabiliza de organización, y Javier Maroto tendrá carta blanca en la recién creada vicesecretaría sectorial, o lo que es lo mismo, todo el peso político y programático del PP. ¿Qué papel le queda a Cospedal, si Javier Arenas mantiene su territorio en el área municipal y autonómica? Es decir, ¿en concepto de qué piensa el PP retribuir a su “número dos” con cien mil euros al año, cantidad especulada en Génova?

Siempre quedará el Senado (más una paga de Génova)
Lo que sí sabemos es que Cospedal no cobrará sólo los 950 euros que ella fijó a los diputados del PSOE (a todos los del PP los “colocó” previamente), ya que la vicepresidencia segunda, secretaria segunda y portavoz están ocupadas ya por tres destacados miembros del PP castellano-manchego que son, a la postre, los únicos con sueldo y dedicación exclusiva, por antojo y en aras de un falso ahorro populista vendido en 2013 por Cospedal de cara a la galería, cuando en realidad la nómina de los 49 diputados, antes del “pelotazo electoral”, que ha sido a la postre su tumba política, apenas superaba el millón de euros, 1,5 menos que el coste de la mansión que la empresa de su marido la regaló. Y un “obsequio” en forma de retribución puede ser también la salida del Senado (70.000 euros), en cuya Cámara podría ocupar un escaño en representación de Castilla-La Mancha, como ya lo hizo entre 2006 y 2011, fechas en las que llegó a acumular hasta cuatro sueldos.