“Los fines de semana esta planta se limpiará del modo tradicional, no con microfibra, pero los suelos se pasarán sólo con agua, sin añadir nada, ni onda diluido ni nada. El Onda se usará solo para la limpieza del mobiliario, baño y demás con la bayeta, nunca para suelos”. Este es el aviso literal que las empleadas del Complejo Asistencial de León supuestamente recibieron por parte de Seralia, la adjudicataria del servicio de limpieza que presta servicio en el principal complejo sanitario de León.

“Se vulneran los protocolos sanitarios”
Los hechos han sido denunciados por Enrique Reguero, responsable provincial de Servicios de UGT, quien en declaraciones a la Cadena Ser ha denunciado lo que a su juicio representan graves deficiencias en el servicio de limpieza de un hospital público. Practicas que, según explican desde el sindicato de clase, no son aisladas y “vulneran los protocolos sanitarios”.

“Campaña de acoso”
Además, desde UGT aseguran que la empresa adjudicataria ha emprendido “una campaña de acoso” contra los empleados que han protestado por estas irregularidades: “Hay una persecución y una caza importante hacía los trabajadores y concretamente hacía las dos delegadas de UGT. Incluso, a una de ellas, le han sancionado con el despido”, ha afirmado Reguero.

¿Prorrogación del contrato?
Pese a estas denuncias, el sindicato alerta que la gerencia del Hospital está a punto de prorrogar el contrato de limpieza con Seralia. Desde Radio León subrayan que “el concurso de adjudicación se ha llevado a cabo mediante un sistema de invitación a un número limitado de empresas y por eso los sindicatos lo estudiarán con lupa en busca de posibles irregularidades”.

Ulibarri vendió el 60% de Seralia
Cabe recordar que no fue hasta octubre de 2014 cuando el empresario José Luis Ulibarri hizo efectiva la venta de una participación mayoritaria de Seralia al grupo francés Onet. Todo ello sin que transcendiera públicamente el importe del traspaso que Ulibarri percibió tras desprenderse del 60 por ciento del accionariado. Sí se sabe que, en base a las últimas cuentas publicadas por la compañía, Seralia obtuvo una facturación en 2013 de 65 millones de euros.  Seis millones menos que un año antes; aunque el beneficio de la compañía alcanzó los 1,3 millones de euros frente a los 700.000 euros de 2012.

El perfil de Ulibarri
Procesado en el caso Gürtel, Ulibarri fue acusado de sobornar a importantes dirigentes del Partido Popular a cambio de obtener contratos con las administraciones publicas. De hecho, su nombre apareció en el sumario de la Gürtel como “ejemplo” del modus operandi de la trampa corrupta. Por su parte, la empresa Seralia ha protagonizado en los últimos años importantes episodios de conflictividad laboral.