Los trabajadores de la Consejería de Economía, Hacienda y Empleo de la Comunidad de Madrid, que ya la conocían porque había pasado por el mismo cargo con Esperanza Aguirre de presidenta, se han quedado perplejos. La 'nueva' consejera elegida por Cristina Cifuentes, Engracia Hidalgo, ha llegado con una doble y 'fundamental' decisión nada más tomar posesión: Una, cambiar los suelos del edificio, que ha debido encontrar muy gastados. Dos, también tiene que ver con la estética, poner flores frescas en los despachos...

Una mujer tan simpática como simple
En la consejería (unos se ríen, otros lloran), y más allá de lo inoportuno que pueden resultar este tipo de medidas en tiempos de crisis, explican semejantes decisiones en la psicología de la consejera, de la que dicen que es tan simpática como simple. Lo curioso es que Engracia Hidalgo, que en estos años ha vivido sus momentos de mayor 'popularidad', está muy lejos de ser una novata en la política.



Mujer de siempre de Esperanza Aguirre (y también de confianza de Ignacio González), con la que estuvo en Ayuntamiento y Comunidad de Madrid en diversos cargos, entre ellos la propia consejería de Hacienda, y la de Familia y Asuntos Sociales, Engracia Hidalgo se ha 'consagrado' en estos últimos años como la mujer que tenía cada mes que 'tragarse el marrón' de dar los datos del paro. Tarea para la que sistemáticamente se estuvo ausentando la ministra Fátima Báñez.

Dicen en el ministerio de Empleo (donde coinciden con los funcionarios de Madrid en que se trata de una mujer tan afable como poco aguda y espabilada) que las preparaciones de las ruedas de prensa para dar los datos del desempleo eran cada mes una tortura. A medias por lo mal que lo pasaban tanto quienes la tenían que ayudar a engarzar los argumentos, como la propia Engracia Hidalgo. En fin, que en un ministerio de funcionarios muy preparados en lo suyo, su paso se recuerda como el de una Secretaria de Estado de Empleo de muy débil capacidad y escasos conocimientos.

Cifuentes buscaría con ella 'llevarse bien' con Montoro
Pero quizás la gran duda que queda en el aire, y sus 'primeras medidas' parece que vienen a confirmar lo peor, es la elección por parte de Cristina Cifuentes de alguien con una carrera tan larga y cercana a sus dos grandes rivales en el PP madrileño, Esperanza Aguirre e Ignacio González, para un puesto de tanta relevancia como es manejar el presupuesto de la Comunidad.

En el PP y alrededores se hace una doble apuesta. Por un lado, los que dan una explicación más superficial, dicen que, aún fuera para la muestra, en un gobierno tan masculino como el que ha formado Cifuentes una mujer le venía muy bien.

Pero los más 'avisados' dan otra explicación que parece de mayor peso. Engracia Hidalgo, después de su paso por la Comunidad de Madrid, como decimos, ha sido mujer de Fátima Báñez desde 2012. Y a su vez, Báñez es una mujer de Montoro... Quienes apuntan este hecho, apuestan a que muy pronto, el Gobierno de Cifuentes recibirá los 1.000 millones de euros que tanto Aguirre como, sobre todo, González han estado reclamando al actual ministro de Hacienda infructuosamente y que les ha llevado a enfrentamientos https://www.elplural.com/2013/12/26/montoro-felicita-la-navidad-a-gonzalez-esta-equivocado-y-piensa-que-en-este-ministerio-esta-la-ventanilla-para-que-le-hagamos-candidato/ duros y públicos.., descalificaciones incluidas. Y que en algún caso, como les hemos contado en este periódico, iban más allá de las diferencias de 'contabilidad' para convertirse en cuchilladas personales https://www.elplural.com/2015/03/03/montoro-deja-a-gonzalez-a-los-pies-de-los-caballos/.