Jordi Évole ha rememorado en su programa Salvados este 23-F el golpe de Estado de 1981con un falso documental bajo el nombre de Operación Palace, en el que se inventó que aquel hecho fue orquestado por los líderes políticos de la transición, el CESID y la Casa Real, con la ayuda del director de cine José Luis Garci. Todo habría sido una puesta en escena que tenía como fin adelantarse a un posible golpe de Estado. Durante una hora, Évole dejó atónitos a muchos espectadores, e, incluso, consiguió que alguno cayera en la trampa.

Una reunióon secreta en la 32 del Palace
El guión era el siguiente: el 2 de enero de 1981 hubo una reunión secreta en la habitación 302 del Hotel Palace de Madrid convocada por el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, en la que estuvieron los líderes políticos de entonces. El vicepresidente del Gobierno, Manuel Gutiérrez Mellado, propuso orquestar un golpe falso para conservar la democracia. El Rey dio su visto bueno por teléfono y Santiago Carrillo pidió que el golpe fuera en el Congreso de los Diputados. Garcia había sido el realizador elegido para el montaje.

Políticos y periodistas siguieron el juego a Évole
Salvados contó con la complicidad de políticos como Joaquín Leguina, Jorge Verstrynge, Eduard Bosch, Iñaki Anasgasti o Rojas Marcos, de periodistas como Fernando Ónega e Iñaki Gabilondo, y con el director de cine José Luis Garci.

Una denuncia de la opacidad sobre el 23-F
El falso documental tenía como objetivo, según explicó el propio Évole al final del programa, denunciar la falta de información sobre lo ocurrido el 23 de febrero de 1981. Según recuerda Salvados, “el Tribunal Supremo no autoriza la consulta del sumario del juicio hasta que hayan transcurrido 25 años desde la muerte de los procesados o 50 años desde el golpe".

En sus explicaciones al final del falso documental, Évole decía que era consciente de que “en este momento habrá espectadores que estarán contentos con lo que han visto porque se lo han pasado bien y otros que se se sentirán engañados y me querrán matar", pero subrayaba que “al menos” su programa “reconocía que era mentira” lo que había contado y “seguramente ha habido otras veces que era mentira lo que les han contado y nadie se lo ha dicho".

El falso reportaje de Kubrick
Salvados no ofreció ningún dato hasta al final sobre la falsedad del documental, que recuerda experiencias similares, como el documental Operación Luna, de 2002, que narraba cómo Nixon había encargado al realizador Stanley Kubrick un falso reportaje sobre la llegada del hombre a la luna, o la célebre La guerra de los mundos de Orson Welles.

Alguno cayó en la trampa
El programa de Évole, que ya había levantado expectativas con su anuncio sobre un reportaje alrededor del 23-F, consiguió revolucionar Twitter, donde se sucedieron los comentarios, entre ellos destacaron los de la secretaria general de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas, Beatriz Talegón, que cayó en la trampa de Évole. “Ojalá lo que dicen en el documental no lo hubiésemos leído antes en investigaciones SERiAS! Pero sí...Ale, a espabilar que nos toman el pelo”, escribió Talegón, que al final reconoció su error: “Me la han colado. Aún creía en algunos profesionales", añadió.