El PSOE ha elaborado un documento de uso interno en el que define a Podemos, y establece una estrategia para hacer frente a su ascenso y el trasvase de votantes socialistas. En el primer borrador, que comenzará a distribuirse ya en la organización, se califica a Podemos de “extremista” y se recuerda la procedencia de sus máximos líderes de “la ultraizquierda”. La estrategia socialista coincide con el viraje de la formación de Pablo Iglesias hacia planteamientos más moderados, propios de la socialdemocracia.

Podemos se queda con un tercio de los votantes del PSOE
Un tercio de los votantes de Podemos apoyó alguna vez al PSOE. La conclusión está incluida en el documento interno del PSOE, que desvela la periodista de El País Anabel Díez, y en el que se sitúa a la nueva formación en la extrema izquierda y alejado de la moderación que se esfuerzan por vender sus dirigentes.

"Podemos procede de Izquierda Capitalista y la ultraizquierda"
“Será bueno recordar que la mayoría de los líderes de Podemos proceden de Izquierda Anticapitalista y organizaciones de extrema izquierda afines”, se afirma en la hoja de ruta del PSOE, en la que se recuerda que “Podemos no es la reunión de gente corriente, sino la canalización del descontento social por líderes que proceden de la extrema izquierda y que ya tenían amplia experiencia política cuando fundaron Podemos”.

Ganar la confianza pero sin herir a los votantes
Los socialistas confían en que si el partido “y otras fuerzas políticas y sociales hacen bien su papel, esa contradicción entre las palabras hoy moderadas y el discurso radical de siempre de los líderes de Podemos debería quedar desvelada”.

Eso sí, la dirección del PSOE previene a los suyos de que a la hora de “desvelar” quiénes están detrás de Podemos hay que hacerlo con cuidado para no herir a millones de ciudadanos. “Podemos es sus votantes: son en buena parte personas progresistas que expresan su indignación con el funcionamiento del sistema y que no encuentran hoy en el PSOE la respuesta adecuada”. Los socialistas deben ir a la reconquista de esos ciudadanos “y seguir trabajando para tener su confianza”, afirma el documento.

... Y Podemos, volantazo hacia la socialdemocracia
La batalla del PSOE no es fácil, sobre todo porque en los últimos tiempos, Podemos ha iniciado un giro a posiciones más centristas, precisamente principios y soluciones desde siempre defendidos por los socialistas. Sus dirigentes se esfuerzan con más o menos éxitos en desvincularse de todo aquello que han defendido en el pasado reciente con vehemencia, como su cercanía con el chavismo o propuestas como el impago de la deuda o una renta básica universal o la jubilación a los 60 años.

Los líderes de Podemos han cambiado públicamente su defensa del modelo chavista o de Rafael Correa, en Ecuador, por el de los países nórdicos y valores propios de la socialdemocracia europea, representados en España por el PSOE, en su estrategia de ir a la caza de una mayoría social.

La táctica de Podemos: agradar a todos
El profesor de la Universidad Carlos III Pablo Simón, ha descifrado, en El País, la táctica de Podemos con el lanzamiento de un programa económico ha sido “una operación tremendamente sofisticada de globo sonda”, en la que sus autores proponen un plan de mínimos, que no concretan, con la intención de agradar a la mayor parte posible de la sociedad.

“Propiamente no es un programa, entonces todo el mundo dentro de la izquierda ha encontrado algunas partes con las que está de acuerdo”, explica el profesor, que añade que las recetas recuerdan a la socialdemocracia anterior a la llegada del exprimer ministro laborista británico Tony Blair. “La estrategia tiene pleno sentido, suavizando los elementos anticapitalistas para moverse hacia el centro. El objetivo no es ganar, sino el sorpasso del PSOE, Si logran sorpasso del PSOE ya habrán ganado”.