Losantos, en su programa de esRadio



Con el objetivo de tapar la responsabilidad del ministerio de Sanidad en la crisis del ébola, han sido muchos los medios de la caverna mediática que han decidido poner el foco de la crisis casi exclusivamente en la supuesta responsabilidad de Teresa Romero, la técnico de enfermería contagiada.

La vehemencia de la caverna
Lo cierto es que la prensa conservadora se ha lanzado con una inusitada vehemencia a señalar los supuestos errores que cometió Teresa Romero, minimizando al mismo tiempo los fallos cometidos por el ministerio de Sanidad y el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Especialmente duras han sido las críticas que desde EsRadio y los medios de comunicación propiedad de la Conferencia Episcopal se han vertido contra la técnico de enfermería infectada.

La caridad de los medios de la Iglesia
“Por mucho protocolo que haya, por mucho traje que haya, si te tocas la cara te la tocas tú. No te la toca ni la directora de la Organización Mundial de la Salud, ni la que redactó el protocolo, ni la ministra de turno”, ha asegurado Ángel Expósito, el director de La Mañana de la COPE. En este mismo sentido, y también desde otro medio propiedad de la Conferencia Episcopal (13 TV), el periodista Alfonso Merlos incluso se ha atrevido a “exigir explicaciones” a una persona que en la actualidad se debate entre la vida y la muerte.

Merlos exige explicaciones
“Es muy importante que de explicaciones para que el conjunto de los españoles conozcamos por qué ha hecho lo que ha hecho”, ha exigido Merlos en El Cascabel, el programa de debate político que emite a diario la televisión de los obispos.

Losantos: “En el pecado lleva la penitencia”
Pero sin duda, ha sido Federico Jiménez Losantos quien más lejos ha llegado en sus acusaciones. “En el pecado lleva la penitencia. Ha puesto en peligro a mucha gente (…) Espero que todas las auxiliares de enfermería no sean como Teresa”, ha indicado el director de EsRadio con la característica vehemencia que le caracteriza.

Wyoming les llama miserables
Unas afirmaciones que han sido duramente reprendidas por El Gran Wyoming: ¿Hay algo más miserable que decir de alguien que se ha contagiado de ébola por asistir voluntariamente a un enfermo que en el pecado lleva la penitencia? ¿El pecado es tocarse la cara accidentalmente y la penitencia es contagiarse de ebola?. A este respecto, el humorista lanzaba las siguientes cuestiones: “¿Qué interés puede tener una persona que se contagia de una enfermedad tan grave como el ébola en ocultarlo? ¿No podría ser que la auxiliar no tuviese suficiente información sobre la enfermedad y que por eso pensase que con menos de 38,6 grados de fiebre no tuviese de nada de lo que preocuparse?”.

“Periodismo despreciable”
En opinión de José Miguel Monzón, “deben pagar muy bien para hacer un periodismo tan despreciable”. De otro modo, Wyoming no se explica que la caverna busque insistentemente “un objetivo” para así “hacerle todo el daño posible”.