La Asociación de Magistrados Europeos por la Democracia y las Libertades (Medel), que solicitó el indulto para Baltasar Garzón, ha pedido al Ministerio de Justicia que le dé  audiencia como parte en el expediente administrativo abierto tras aquella petición, para pronunciarse sobre el escandaloso extravío, durante más de un año,  del pedido de la medida de gracia, informa Europa Press.

La historia del extravío
Garzón fue condenado por prevaricación e inhabilitado por un periodo de 11 años por autorizar las escuchas entre los cabecillas de la trama Gürtel y sus abogados. El expediente habría salido del Ministerio de Juticia hacia el Tribunal Supremo en junio de 2012, pero los documentos se esfumaron. En octubre de 2013, el ministerio habría remitido nuevamente el oficio, en el que se solicitaban los preceptivos informes al fiscal y a la sala que emitió la sentencia condenadora. Tampoco hubo éxito con la correspondencia, que no llegó a su destino.

No se investigará el extravío
El Ministerio de Justicia no asume ninguna responsabilidad por el extravío del expediente, tampoco el Tribunal Supremo.  No se investigará lo que ocurrió, a pesar de lo extraño del suceso: fue el único que se extravió de los siete que salieron del ministerio el día señalado. Es más, es el único incidente de este tipo que ha sucedido entre  los 7.000 que se envían cada año.

Justicia dice que "no ha habido mala fe de nadie"
El Ministerio de Justicia alega que puede probar, con el sello de salida, que los papeles salieron de su sede el 29 de junio de 2012, en dirección al Tribunal Supremo,por lo que, añade, no se hará responsable de lo que sucedió a continuación. Pero el Tribunal Supremo asegura que nunca recibió los papeles. El subsecretario de Justicia, Juan Bravo, declaró este viernes,  que “evidentemente se ha producido un error en algún punto del proceso” pero que “no hay indicios de que haya habido mala fe de nadie, ni en el ministerio ni en el Supremo, ni intervención de terceros”, por lo que ha decidido no abrir ninguna investigación interna, informa El País.