El rey Juan Carlos conversa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i). EFE/Archivo El rey Juan Carlos conversa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i). EFE/Archivo



El patrimonio de la Administración General del Estado cuenta desde el pasado sábado, de manera oficial, con dos Ferrari. Se trata de dos vehículos que regaló el jeque Mohamed bin Rashid al Maktoum, primer ministro de Emiratos Árabes Unidos, al Rey Juan Carlos en 2012, tras una visita que el monarca realizara a ese país en compañía de Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

El real decreto no recoge la marca ni el origen
El Rey Felipe y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, firmaron la disposición oficial de la incorporación al patrimonio del Estado de los vehículos, aunque el real decreto publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) no recoge ni la marca de los coches ni el origen de los mismos, según adelanta El Confidencial.

A la Fórmula 1 en compañía de Corinna
El Rey viajó, en noviembre de 2011, a Emiratos Árabes, acompañado por la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, para disfrutar del Gran Premio de Fórmula 1, invitado por Bin Rashid, El mandatario árabe le regaló, además, al Rey dos Ferrari valorados en más de medio millón de euros.

El Rey tiene aún uno de los Ferrari
Fuentes cercanas a la Casa Real han confirmado al citado medio que el Rey Juan Carlos aún tiene en su poder uno de los Ferrari y el otro ha sido puesto a disposición del Gobierno, aunque desde Zarzuela se había informado que ambos coches estaban en el garaje del palacio sin utilizar y "a la espera de destino" . Un portavoz oficial de Moncloa ha dicho que es probable que uno de los Ferrari sea subastado y el otro podría ir al Museo de Coches de la Guardia Real.

En Patrimonio no sabían nada
El real decreto firmado por Felipe VI y Sáenz de Santamaría dice que en junio de 2012 Patrimonio Nacional "acordó aceptar la donación de un automóvil", y que en febrero del pasado año, "previa propuesta de S. M. el Rey", el mismo organismo inició "los trámites necesarios para la desafectación" del vehículo.

En 2012, el entonces portavoz de la Casa del Rey afirmó que, "siguiendo el procedimiento habitual", los dos vehículos fueron "integrados en los bienes de Patrimonio Nacional", sin embargo este organismo, que depende de Presidencia, no había sido informado del regalo del jeque.