Los barones populares no quieren a Rajoy en sus campañas, apostarán por mensajes propios para intentar contrarrestar el desgaste del presidente, de la marca PP y las consecuencias de los recortes en la sociedad, que no termina por ver la “recuperación” de la que habla el Gobierno, según reconocen fuentes del partido al diario El Mundo.

Críticas a la estrategia de comunicación
Tanto este periódico como El País dedican este lunes sus portadas a la crisis abierta en el PP tras su debacle en las elecciones andaluzas. El diario de PRISA se centra en las críticas de dirigentes populares a “la estrategia de comunicación elegida por Rajoy”.

Un pésimo momento para el PP
“Es un pésimo momento para el PP”, admiten fuentes del partido a El Mundo, y se teme una sangría de votos en las elecciones autonómicas y municipales de mayo. Los barones de preparan para ir ‘por libre’, y pretenden pasar de la marca y apostar por los candidatos.

"Si vienen serán bien recibidos, pero..."
“Las siglas del partido estarán presentes pero que no solapen la candidatura”, ha dicho uno de los cuadros consultados, que cita encuestas en las que el grado de valoración del candidato en cuestión está por encima de la que recibe el partido.

La participación de Rajoy y de los ministros en los actos de campaña “no es algo prioritario”. “No vamos a esconder que somos del PP… si vienen serán bien recibidos, pero tenemos nuestros propios argumentos para sacar adelante la campaña”, insisten las mismas fuentes. La debacle andaluza, con el jefe del Ejecutivo comprometido 100% en la candidatura de Bonilla y su segunda, Soraya Sáenz de Santamaría, pesa demasiado.

La factura por gobernar de espaldas a los ciudadanos 
Las imposiciones por decretos del Gobierno, de espaldas a los ciudadanos, gracias a su mayoría absoluta en el Parlamento ha pasado factura al PP. “Nos ha pasado como a los padres de antes que imponían a los hijos las decisiones porque sí, pensando que es lo mejor para ellos, sin tener su opinión en la menor consideración y renunciando a convencerles a través de una buena comunicación”, admitía una de las fuentes consultadas.

Herrera se remanga
Se teme una debacle y por eso candidatos seguros como Juan Vicente Herrera en Castilla y León se remanga y ya ha empezado a recorrer las nueve provincias de la región. Prepara una precampaña insólita con un gran número de actos. En otras comunidades donde gobierna el PP se espera una acción similar.

Feijóo, el delfín crítico
En Galicia, donde gobierna a quien muchos ven como el delfín de Rajoy, Alberto Núñez Feijóo ha cuestionado la forma de hacer en Génova, al pedir “se expliquen bien las decisiones del PP porque si los ciudadanos no las comprenden, tenemos un problema”.

No ha siso el único, también han sido críticos el presidente de Extremadura, José Antonio Monago; la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho y la presidenta del PP en Madrid, Esperanza Aguirre.

La apuesta por portavoces que dicen las mayores barbaridades
Estos dirigentes critican la política de comunicación de Génova y Moncloa, poniendo en la diana a María Dolores de Cospedal y el vicesecretario y portavoz del partido, Carlos Floriano, pero también al portavoz en el Congreso, Rafael Hernando. “Nombramos a los que aceptan decir las mayores barbaridades”, señalan respecto a Hernando. En el caso de Floriano, fuentes consultadas por El País admiten que es “tan obvio el fallo” que se “le ha relegado para nombrar portavoz de campaña a Pablo Casado”.

Rajoy no escapa a las críticas y algunos reprochan al presidente su apuesta del presidente por el plasma, en lugar de dar la cara en los medios de comunicación.