El actor Toni Cantó (d), durante un mitin de UPyD en la última campaña de las elecciones autonómicas, con Rosa Díez al fondo / EFE El actor Toni Cantó (d), durante un mitin de UPyD en la última campaña de las elecciones autonómicas, con Rosa Díez al fondo / EFE



Los valencianos no tienen respiro. Tras el cierre de su radio y televisión y en medio de una delicada situación económica por la nefasta gestión del PP, ahora tendrán que añadir el desasosiego que con seguridad les ha dejado Toni Cantó, el polémico diputado, estrella en Twitter no por su condición de actor, sino por algunas de las barbaridades que más eco han tenido en la red social en los últimos tiempos. El dirigente de UPyD está dispuesto a llegar a la Presidencia de la Generalitat o, al menos, a alcalde de Valencia.

Le "encantaría" ser candidato a president o alcalde
En una entrevista este miércoles en Las Mañanas de RNE, realizada en el Congreso de los Diputados, Toni Cantó ha dicho que le “encantaría” ser el candidato de su partido a la Generalitat o a la Alcaldía de Valencia, aunque ha añadido que la decisión no es suya, sino que le corresponde a los militantes de su partido.

Un ciudadano normal que duerme en el Congreso
A pesar de su manifiesta ambición política, Cantó asegura que se considera “un ciudadano normal y corriente que se ha acercado a echar un cable” por un tiempo, pero se vanagloria de que es portavoz de ocho comisiones parlamentarias. “Yo duermo aquí, pero no me quejo es una experiencia fantástica”, afirma.

El cierre de Canal Nou, un "dislate", pero...
Un guerrero Cantó, que ha cargado con un discurso populista contra casi todo: los dos grandes partidos, la Fiscalía, la Justicia…, ha asegurado sentirse “avergonzado” de lo que ha hecho el PP en la Comunidad Valenciana. “Yo tengo una camiseta que dice barbaridad valenciana porque eso es lo que ha pasado allí nos han dejado en la ruina total”, ha afirmado el diputado de UPyD.

Sobre el cierre de Canal Nou, Cantó ha dicho que le parece “un dislate más”, pero, a continuación, ha parecido justificar la decisión de Fabra, al afirmar que “no se puede mantener una televisión pública que tiene el mismo número de trabajadores que Antena 3, Telecinco y Cuatro juntas y que tiene un 4% de audiencia”.

Una tele al servicio del PP
Cantó ha acusado al PP de hundirla “porque la ha utilizado como su vocero particular, quien aparecía allí era Camps, Zaplana o Fabra, a tutiplén. Y no estaba al servicio de los valencianos. “Si el PP quiere una tele que se la pague, yo como valenciano no tengo por qué pagarla”, ha insistido.

Cantó, contra todos
El actor y parlamentario ha calificado de “democracia de baja calidad” la realidad española, ha acusado a la Justicia de falta de independencia, al fiscal general del Estado de “abogado defensor” de la infanta Cristina y a los dos grandes partidos de “repartirse la tarta judicial”. Ha cargado, además, contra la ley electoral, material sensible para UPyD, y contra Artur Mas, al que ha acusado de “pasarse la ley por aquellas partes” con su aspiración secesionista que, a su juicio, no es más que un “paripé” para tapar su “incompetencia y la corrupción”.