La Plataforma por la Comisión de la Verdad se ha trasladado este miércoles a la Comunitat Valenciana para entrevistarse con los grupos políticos y fuerzas sindicales de la región para hablar sobre los acuerdos que el grupo consiguió en el Senado. De la reunión ha salido el compromiso de crear una Ley de Memoria Democrática en la próxima legislatura, cuando se espera que el Partido Popular no pueda llevar a cabo su continuo bloqueo.

La Plataforma acudió hace unas semanas al Senado donde consiguió un acuerdo con todos los grupos políticos del Senado, con la clamorosa excepción del PP, para profundizar en la Ley de Memoria Histórica y reclamar su aplicación, que aún escasea en muchas instituciones. En esta ocasión, en su visita a Les Corts, ha vuelto a faltar el interés del PP, pero sí han estado presentes Antonio Torres y Rosa Falastín en representación del Grupo Socialista y Esther López, en representación de Esquerra Unida. Además, han acudido entre otros, Juan Ortega, de UGT-PV, Ofelia Vila, de CCOO-PV, y Gumersindo Pardo por Intersindical. Por parte de la Plataforma han intervenido María Garzón, directora general de la Fundación Internacional Baltasar Garzón, y Matías Alonso, Coordinador del GRMH.

Un instrumento a la altura de otras comunidades
Alonso ha informado de que esta reunión forma parte de una estrategia de la Plataforma de extender los acuerdos en el Senado a nivel territorial, y se empieza por la Comunitat Valenciana por las carencias y lagunas existentes en la aplicación de una Ley vigente como es la Ley de la Memoria. "Hace falta un instrumento legal e institucional que asegure su cumplimiento, como hace años que sucede en otras Comunidades como la Andaluza, Euskadi, Navarra, etc".

Asignatura pendiente
El Coordinador del GRMH asegura que la Comisión de la Verdad es necesaria "porque falta aún lo más fundamental: cuantificar el problema y a cuantas personas sigue afectando, averiguar lo que lleva décadas oculto y hacer consciente a toda la sociedad valenciana de la enorme asignatura pendiente que arrastra".

Próximas visitas
María Garzón ha hecho un repaso de las muchas lagunas en Materia Democrática que llevaron a la reunión del 24 de marzo, que valora muy positivamente dada la confluencia de Grupos Políticos de muy diverso signo ideológico, desde nacionalistas catalanes y vascos hasta socialistas e IU. Garzón también ha expresado su interés por que esta iniciativa se extienda a otras comunidades, que también quieren visitar en próximas fechas para seguir trasladando los acuerdos en el Senado, y así rectificar las carencias desiguales sobre Memoria Histórica entre las diferentes regiones.

Una ley sin bloqueo del PP
Los representantes socialistas han mostrado su intención de seguir los acuerdos obtenidos en el Senado y se han comprometido a impulsar en la nueva legislatura una Ley de Memoria Democrática valenciana, en un nuevo marco donde el PP ya no podrá rechazarla de nuevo ante sus pobres expectativas electorales. Todos los diputados participantes también han coincidido igualmente en crear Comisiones de Estudio e Investigación sobre la aplicación en la Comunitat Valenciana de la Ley de la Memoria, sobre los bebés robados, etc, preparando el camino hacia la creación de la Plataforma Valenciana por la Comisión de la Verdad. Para ello trasladarán estos compromisos al resto de Grupos Parlamentarios valencianos, al igual que los miembros de la Plataforma Estatal fomentarán la incorporación de sectores sociales, profesionales, académicos y memorialistas.

Los sindicatos ofrecen sus archivos
Por su parte, los sindicatos también han estado de acuerdo en la necesidad de crear instrumentos para fomentar la unidad en torno a la Memoria Democrática, y ponen a disposición de la futura Plataforma y de los Organismos que se creen sus archivos y conocimientos sobre la represión.

Ni dinero, ni tiempo
El GRMH ha mostrado su satisfacción por los compromisos adquiridos y ha animado a las restantes fuerzas políticas a participar en este proceso de confluencia que ni mucho menos está cerrado sino que apenas acaba de dar su primer paso. "Es urgente porque a las personas beneficiarias de este clima político y social ya no les queda ni dinero ni mucho menos, tiempo", ha declarado Alonso.