José Ignacio Wert y Antonio Cañizares José Ignacio Wert y Antonio Cañizares



Hace una semana se vivió una estrambótica jugada a cuenta del paso de la reforma educativa de José Ignacio Wert por el Senado. La Razón publicó que la mayoría del PP en la Cámara iba a reforzar el peso de la asignatura de Religión en el Bachillerato e Infantil tal y como ya se había hecho en Primaria. Pero finalmente el PP no presentó enmiendas en ese sentido y sí para retrasar la puesta en marcha del nuevo marco educativo.

Un palo en el momento más débil del ministro
La ley sigue su tortuoso trámite con claro riesgo de quedar definitivamente varada y más con un Wert que no hace sino acrecentar su achicharramiento político a cada paso que da. Por si el intento de aplicar retroactivamente la eliminación de las Erasmus ha sido poco estos días, la Iglesia le daba su particular puntilla dando por amortizado al ministro.

Enmienda a la totalidad del cardenal Cañizares
Así al menos lo hacía el cardenal Antonio Cañizares en las páginas de La Razón el pasado martes con un artículo que no podía ser más inoportuno para el ministro ante los agobios que estaba viviendo en esas horas. Se preguntaba el cardenal -que suena como probable sustituto de Rouco Varela- si la Lomce no era una "ocasión perdida". Y se repondía inmediatamente: "El fracaso ha venido, a mi parecer, no tanto por los aspectos organizativos y estructurales, en los que sin duda también podrían caber mejoramientos de relieve, y ni siquiera, con ser muy importante e insoslayable, por el nivel alcanzado en conocimientos y destrezas, cuanto por los mismos objetivos, metas, contenidos y pedagogía de la enseñanza; es decir, por la concepción educativa y por la antropología que la sustenta". Lo único claro del párrafo es que es una enmienda a la totalidad.

Al final reconoce "bondad" en el proyecto
Tras tirar la ley a la papelera nada más empezar, el artículo ya relaja algo las bridas en las conclusiones: "No le niego ninguna bondad al proyecto de Ley –que los tiene y son importantes, insisto–, pero el texto que se conoce va por otros caminos –ojalá que me equivoque y que los hechos me rectifiquen–, que no nos conducirán a la meta que el sistema educativo requiere y que tan claramente apuntaba dicho artículo 27, que es, ni más ni menos, la formación integral de la persona humana en todas sus dimensiones".

El artículo 27 de la Constitución que cita Cañizares también apunta esto: "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".