Ana Botella y Nicolás en FAES, y Alejandro Agag y Ana Aznar en una fiesta



El pequeño Nicolás ha sido retratado como un friki que consiguió hacerse un hueco en la derecha política y empresarial española con su estilo fardón y despilfarrador, pero a veces se le llega a presentar como alguien que simplemente pasaba por allí, incluso le han comparado con 'Mocito feliz', conocido por hacerse fotos compulsivamente con famosos. Pero hay mucho más misterio detrás del personaje del joven trepa, que pudo llamar en exceso la atención diciendo que era el hijo ilegítimo del Rey, el ahijado de José María Aznar, el sobrino de Arturo Fernández o íntimo de Soraya Sáenz de Santamaría, pero que se movía en esos ambientes y que colaboró con FAES está más que contrastado.

Casa para hacer negocios...
Uno de los secretos del joven es cómo gracias a una constructora pudo vivir en El Viso, uno de los barrios más exclusivos de Madrid, en una vivienda de lujo de 700 metros cuadrados propiedad de Kyril de Bulgaria. La vivienda era un auténtico 'piso franco' para Francisco Nicolás como reclamo y centro de operaciones para captar negocios. Un empresario presuntamente extorsionado que estuvo en la vivienda, donde se daban fiestas, alertó de que "la casa tiene cámaras por todos los lados y está muy preparada para reuniones al más alto nivel" y que el joven anfitrión tenía a una persona con rasgos filipinos "a su entera disposición" que llevaba pistola y "decía ser del CNI".

... vinculada a Agag, el yerno de Agag
Pero la casa tiene coincidencias llamativas, aunque para quiénes no creen en las casualidades no faltarán las interpretaciones sobre el extraño olor de toda esta historia. Nicolás tenía un auténtico referente en Alejandro Agag, el yerno de José María Aznar conocido como abrepuertas y por sus negocios a golpe de contacto -así como por su fastuosa boda organizada por la trama Gürtel en El Escorial-. Pues antes del desembarco del joven en la casa de El Viso allí estuvo empadronada Ana Julia Agag Longo, arquitecta de profesión y hermana del yerno de Aznar, según ha publicado el diario El Mundo. Ella se empadronó en la casa -sita en el número 32 de la calle Carbonero y Sol- junto a su marido en junio de 2012 y 13 meses después se registraba allí Francisco Nicolás.

"No le conocemos de nada"
Alejandro Agag ha declarado al diario de Unedisa que todo es casualidad: "Mi hermana le alquiló esa casa a Kyril de Bulgaria, pero al año se fue. Ahora vive en Inglaterra. Yo estuve en esa casa, pero ni yo ni ella conocemos de nada a Francisco Nicolás. Me hizo mucha gracia enterarme que el chaval vivió allí". "José María Aznar no tiene nada que ver con el pequeño Nicolás. Él se hace fotos con miles de personas a lo largo del año", comentan también desde su entorno del expresidente para evitar más conjeturas. Nicolás por contra se decía próximo tanto a Agag como a Alonso Aznar, hijo del ex jefe del Ejecutivo.