Canal Extremadura Televisión sacó a concurso,  con cierta urgencia a las puertas de las pasadas elecciones autonómicas, el contrato de mayor importe de toda su historia, por 6.157.500 euros, adjudicado finalmente a la empresa Factoría Plural, S.L. para “la realización y suministro de contenidos audiovisuales destinados a la programación”. Una adjudicación polémica, aprobada por la directora de la corporación, Beatriz Maesso, y denunciada por el Comité de Empresa y compañías perjudicadas. Fue llevada a cabo contra el buen criterio de la asesoría jurídica de la tele pública, que recomendó a la Mesa de Contratación que “el precio tuviera un peso del 80% o 85% en el criterio de valoración”, pero ésta sólo le concedió un 30%. El resto se condicionó a “criterios subjetivos”.

Un contrato para tres años, pero la dotación presupuestaria es anual
Según ha podido saber ELPLURAL.COM de fuentes cercanas a la Mesa de Contratación, el presidente de ésta, Antonio María Ridruejo Cabezas, quien es, por otra parte, concejal del PP en Villanueva de la Serena, fue “advertido” por los servicios jurídicos de que el precio debía tener una consideración muy alta en la adjudicación y de que ésta no debía sobrepasar el año, dado que la dotación presupuestaria de Canal Extremadura es anual. Finalmente el contrato tiene una vigencia de “dos años, con la posibilidad de renovación de un año más”.

Una adjudicación "cantada"
La oferta de Factoría Plural, S.L. “no fue la más competitiva en el precio”, pero este ‘detalle’ no era importante, ya que los “criterios subjetivos “tuvieron una consideración mayor”, y en consecuencia se facilitaba una adjudicación que en círculos sindicales y en el sector audiovisual extremeño se interpreta como “cantada” y “a dedo”.

Una extrabajadora de la empresa adjudicataria en la Mesa
Según las mismas fuentes, la respuesta a las advertencias de los servicios jurídicos es que la Junta iba disponer el mismo presupuesto para la Corporación extremeña y que “habría dinero para el contrato”. Esto, a las puertas de un posible cambio de gobierno (el concurso fue lanzado en febrero y las elecciones fueron en mayo) y de los cambios en la dirección de Canal Extremadura, tras los comicios.

Otro dato que aumenta las sospechas sobre esta adjudicación es el hecho de que uno de las miembros de la Mesa de Contratación, Beatriz Raymi, adjunta al área de Programas, trabajó en la empresa Factoría Plural, S.L.

Raymi se ha marchado tras la polémica
Según han asegurado desde el Comité de Empresa de la Corporación, Raymi “ha abandonado Canal Extremadura “hace muy poco, tras la polémica sobre esta adjudicación”.

El historial profesional público de Beatriz Raymi, incluye su paso por Factoría Plural, como directora del programa Por la tarde, para Canal Extremadura, desde enero a marzo de 2014 y desde abril a julio de 2013, como directora de Buenas tardes Extremadura, en este caso para TVE2. Raymi ha trabajado también, para el Grupo Secuoya y ha sido directora de Territorio Comanche, de Telemadrid.

De acuerdo con el artículo 28.2 de la Ley de contratos del sector público, esta directiva tendría que haberse abstenido de formar parte de la Mesa, al haber formado parte de la plantilla de Factoría Plural, S.L. y la no abstención podría acarrearle responsabilidades.

Factoría Plural "tiene más contratos a través de empresas interpuestas"
Factoría Plural, S.L. ha sido beneficiada por Canal Extremadura con “más contratos a través de empresas interpuestas”, aseguran las fuentes consultadas por ELPLURAL.COM, que señalan las "estrechas relaciones de la directora de la corporación, Beatriz Maesso, con el presidente de Factoría Plural, Pedro Olloqui. Desde el Comité de Empresa se pone el acento en el modelo de privatización en la tele pública del expresidente extremeño José Antonio Monago y se recuerda que “hace un año se adjudicó una parte importante de los Informativos, sin que pudiéramos evitarlo.