Jueces para la Democracia no ha acudido a la solemne apertura del año judicial presidido por el Rey “para mostrar nuestro desacuerdo con la grave situación de la administración de justicia”. Además de una larga lista de denuncias sobre el estado en que se encuentran juzgados y actúan los profesionales, los magistrados progresistas señalan que el CGPJ no apoya la independencia judicial y “se distingue por realizar informes de complacencia con el poder político”.

Joaquim Bosch portavoz de JpD ha explicado esta ausencia en un comunicado en el que afirma que “es necesario explicar a la sociedad la creciente degradación que provoca en nuestros juzgados y tribunales la falta de inversión en Justicia, en una situación marcada por la insuficiencia de medios materiales y personales. Y debemos recordar que nos encontramos a la cola de los países europeos en el porcentaje de jueces por habitante”.

Los representantes de Jueces para la Democracia hemos acordado no acudir al acto de apertura del año judicial, para mostrar nuestro desacuerdo con la grave situación de la administración de justicia. Entendemos que es necesario explicar a la sociedad la creciente degradación que provoca en nuestros juzgados y tribunales la falta de inversión en Justicia, en una situación marcada por la insuficiencia de medios materiales y personales.

A la cola de Europa
“Debemos recordar que nos encontramos a la cola de los países europeos en el porcentaje de jueces por habitante”, subraya JpD. En la larga lista JpD de deficiencias en la administración de justicia que exponen, se enumera: “Los tiempos de respuesta en los procesos siguen sin reducirse. Y esta actuación insuficiente resulta especialmente llamativa en los asuntos de corrupción, ante la carencia de medios, lo cual está provocando la desconfianza de la ciudadanía hacia nuestro sistema judicial”.

Juzgados desbordados
“Nuestros órganos judiciales están desbordados: cerca de la mitad trabajan por encima del 150% de las previsiones institucionales y muchos de ellos se encuentran por encima del 200%, sin que se fije una carga máxima de trabajo. A pesar de esta preocupante situación, solo se han creado cuatro juzgados en toda la legislatura. Y se han aplicado recortes que han reducido unos presupuestos de Justicia que ya eran insuficientes”, continúan.

Para JpD todo ello ha provocado “la insólita situación de centenares de jueces en expectativa de destino, recién incorporados a la carrera, y en una situación de precariedad incompatible con el principio de inamovilidad judicial, al no contar con un órgano judicial estable donde ejercer sus funciones”.

Sin voluntad del ejecutivo
“Desde el poder ejecutivo no se ha mostrado la voluntad política necesaria para profundizar en la necesaria implantación de la nueva oficina judicial. Además, hay numerosos edificios judiciales que no cumplen las condiciones más básicas de salubridad, habitabilidad y seguridad. Y tampoco se han querido abordar las reformas estructurales necesarias para modernizar nuestra administración de justicia”.

Promesas sin realidades
Consideran también que toda la actuación ministerial “se centra en continuas promesas de informatización y de supresión del papel que se produciría en un tiempo futuro, precisamente cuando ya habrá acabado la legislatura, sin que se entienda por qué no se han implantado esas transformaciones durante estos cuatro años de mayoría absoluta”.

Catalá en su realidad paralela
Una crítica al titular de la cartera: “El ministro Catalá sigue asegurando que la Justicia funciona espléndidamente, porque vive en su propia realidad paralela y se niega a aceptar lo que piensan todos los operadores jurídicos y los distintos sectores de la administración de justicia”.

Instrumentalización política
“Por otro lado, se han cumplido todos los pronósticos de instrumentalización política del máximo órgano de gobierno de la judicatura, –aseguran los jueces-. El Consejo General del Poder Judicial ha actuado con una mayoría afín a los intereses del Gobierno y ha sido incapaz de denunciar la creciente degradación de nuestra administración de justicia”.

Sin apoyo a la independencia judicial
Más aún, JpD considera que “el órgano constitucional garante de la separación de poderes se ha distinguido por realizar informes de complacencia con el poder político y no ha apoyado la independencia judicial en situaciones en las que su intervención era necesaria”.

Legislatura perdida
“En conjunto, se trata de una legislatura perdida, en la que la ciudadanía ha visto empeorar la situación del sistema judicial. No se ha producido ninguna mejora significativa que haya redundado en beneficio del servicio público que se presta a la sociedad, ni tampoco en la situación de nuestros órganos judiciales”, opinan.

La peor de la historia
Concluyen explicando que no se ha sabido aprovechar la mayoría parlamentaria “para buscar un Pacto de Estado con vocación de futuro. Probablemente esta ha sido la peor legislatura en toda la historia de nuestra democracia en el ámbito de la Justicia. Hacemos un llamamiento a los poderes públicos y a las fuerzas políticas para que se sensibilicen sobre la importancia de nuestros juzgados y tribunales para un adecuado funcionamiento de nuestro Estado de Derecho”.